Tú no puedes

Desde hace tiempo vengo contándote sobre el yoga, sus beneficios, y también sobre los beneficios que tiene el yoga para niños. Hace tres años tomé mi primer taller de yoga con Yoga Edu, y salí convencida que quería hacer clases de yoga para niños, pero de que era incapaz de hacer clase, con lo vergonzosa que soy yo..

Me conformaba con hacerles ejercicios de yoga a las niñas, con buscar una profesora que diera clases mama/hijo, con hacer yoga yo y enseñarles lo que aprendía. 3 años después de aquel curso, después de haber jugado a yoga, hecho cursos de mindfulness, recibido clases de yoga en familia, retomé mis formaciones. Pasé 2018 aprendiendo junto a Yoga Edu en cuanto curso tenían, pero había uno que sabía debía tomar: el de instructora de yoga. Le tenía pánico a las prácticas. No iba a poder.

Los demás sí podían. Envidiaba a las que aprendían y daban clases. Yo no iba a poder. ¿Te ha pasado alguna vez? ¿Por qué será que nos boicoteamos de esa manera? ¿De donde sale esa vocecita que nos dice que no somos capaces de hacerlo mejor? Dicen que los miedos nos limitan, que muchas veces son nuestro enemigo más grande. El miedo es necesario en la vida, nos ayuda a no hacer locuras o ponernos en peligro, pero cuando nos limita, es nuestro peor enemigo.

Tu quieres hacer algo nuevo, intentar algo que es difícil para ti, hacer un cambio de vida, superarte. Pero no puedes. Tú no puedes, y los demás si.

miedos-enfrentar

Este año pasado, por mucho susto que le tuviera a esas prácticas en las que me iba a tener que enfrentar a un grupo de niños desconocidos, me apunté a la formación. Lo pasé increíblemente bien durante las clases. Se formó un bonito grupo con mis compañeras, era una agrado compartir con ellas esas horas de fin de semana. Y llegó el momento de hacer las prácticas. Y las hice, y un día de éstos te contaré cómo fue mi primera clase y lo que ésta me enseñó.

Y resultó que pude. Pude hacer las clases, y desde ahí, me lancé. Clases para quien quisiera! Clases para niños, clases madre hijo como esas que tanto busqué, incluso hice otra formación más en verano, esta vez de la mano de Yoga Kiddy.

Esa inseguridad que me decía que era una tontería siquiera pensar en aprender a ser instructora de yoga, porque yo no iba a poder dar clases, ya ha quedado atrás. Soy perfeccionista, y quizá no me gusten tanto mis propias clases, porque siempre siento que podría hacerlas mejor, pero y cada vez aprendo a valorarlas más.

Lo paso bien en las clases. No sé en qué momento podré encontrar un lugar y un grupo al que dar clases de forma regular. Esa es mi siguiente piedra de tope ¿cobrar yo por dar clases? Pero me encanta, y ahora sé que encontraré la forma. A veces hay que lanzarse a ciegas a vencer ese miedo que nos inmobiliza.

Cuando me paro a pensar en este ejemplo de mi misma, me pregunto qué tanto de este tipo de rasgos vienen ya en nuestro adn al nacer, cuánto depende de cómo nos crían y cuánto de las experiencias que vamos acumulando en el camino. Por que si la crianza puede ayudar a revertir este tipo de situaciones, creo que todos deberíamos hacer ese esfuerzo.

A mi me pasa con todo, siempre que veo a alguien que hace algo fuera de lo normal que yo querría hacer pienso “qué suerte de poder hacerlo, yo no podría” ¿y por qué no? Voy a poner otro ejemplo. De pequeña era un pato para ir en bici, siempre me caía a la mínima, me temblaba el manillas si cogía velocidad, si intentaba girar me caía si o si. Dejé de ir en bici. Después me fui a Amsterdam de intercambio. Allí la bici era una necesidad. La primera noche que probé una bici, me pegué un tortazo monumental.

El miedo no me dejaba pedalear, solo me concentraba en que sabía que iba a caerme. Decidí que no utilizaría bici en los 6 meses de intercambio. Por suerte para mí, eso no era factible, los tiempos de desplazamiento eran demasiados sin bici. Me compré una bici, pedalee por la ciudad, incluso con nieve. Amé pedalear. A la vuelta a Barcelona, me duró poco el gusto, porque la ciudad sentía que no estaba preparada. Hasta que se fue adaptando a la bici…y me daba algunos paseos en bici…y llegó bicing, y me fui a Chile. Imposible ir en bici en Santiago. Tráfico, coches (o más bien, camionetas tamaño xxl) conduciendo como locos, imposible. Asqueada estaba de ir en coche a todos lados, y los tiempos perdidos. Pasaron los años, ahora voy en bici a casi todas partes, en Santiago. Con extra cuidado, y aprovechando que incluso esta ciudad se está adaptando a las bicicletas. Si quiero, puedo. Ayer pedaleé 45 minutos en subida, sin parar. Nunca creí poder. Y pude. 

confianza-equipo

Tres años me costó anotarme a esa formación. Y entonces me paro a pensar, miro a mis hijas: con sus miedos, sus inseguridades, y pienso: ¿puedo ayudar a que crezcan con autoestima, sintiéndose capaces de hacer lo que quieran hacer? Estoy segura que si puedo. Por eso siempre es bueno que nos paremos a observar cómo les hablamos, cómo les decimos las cosas. Dejemos atrás , etiquetas y frases como: “ya lo hago yo que tu no sabes”, “eres demasiado pequeño para esto”, “no tienes idea de cómo funciona”

Si no hay peligro de por medio, dejémosles probar. Dejémosles intentar, equivocarse, aprender. Y recordémosles siempre que si quieren, pueden. Al menos intentarlo. Y que costará más o menos pero, hay que confiar en uno mismo. ¿o no?

suscribete blog asi piensa una mama

 

 

18 comentarios en “Tú no puedes

  1. Me alegro que superases tus miedos y pudieses dar las clases. A veces somos nuestro mayor obstáculo! Yo siempre le digo a mi hijo cuando me dice que no puede hacer algo, que lo intente y si no puede entonces lo diga, pero no rendirse sin probar!

    Me gusta

  2. Pero que bien. Yo en casa me pongo vídeos e intento copiarlos pero sé que no es lo mismo. Hay una muchacha que me han hablado muy bien de ella y voy a apuntarme a clase de yoga. Estoy deseando que nos cuentes esa historia de tu primera vez jejejeje. 😘😘😘😘

    Me gusta

  3. ¡Cuánta razón tienes! Mira que nos gusta boicotear os, yo lo hago a menudo y creo que no he logrado muchas cosas en la vida que anhelaba precisamente por eso.
    Una escritora tinerfeña llamada Rachel Bels siempre dice: “hazlo, y te da miedo hazlo con miedo”. Tiene toda la razón, solo afrontando ese sentimiento podremos alcanzar metas más altas.
    Enhorabuena por lograrlo.
    Un besin

    Me gusta

  4. Hola guapa
    Me encanta como has enfocado el medio y el autobloqueo que muchas veces nos imponemos cuando tenemos que intentar algo que se sale de nuestra zona de confort
    Gracias a tu ejemplo con las clases de yoga y como te enfrentaste a ese “yo no puedo” que te decías a ti misma nos motivas a intentarlo, y eso vale oro
    Un besazo

    Me gusta

  5. ¡Hola guapa! A mi me pasaba como a ti, muchas veces por miedo de algunas situaciones no hacia algo que de verdad me gustaba, y aún me pasa de vez en cuando. Nos podemos nosotras mismas obstáculos en medio de nuestra vida, que por supuesto que podemos superar. Así que me alegro de que consiguieras tu meta! Un besazo!

    Me gusta

  6. Como te entiendo al leerte… A mi me pasaba igual hasta que tuve que emigrar a Alemania y me encontré con que había que superar muchas barreras, los inicios fueron muy duros pero qué gratificante es mirar atrás y ver que sí podía! Ya no hay quien me pare, el “no puedo” ha desaparecido de mi vida. El último logro ir sola a una entrevista con la maestra de mi hijo y enterarme prácticamente de todo (o eso creo jajaja) pero salí muy contenta conmigo misma.

    Me gusta

  7. Ay!! A veces a mi me pasa parecido. Y la verdad es que deberíamos desterrar esa vocecita que nos dice que “tu no puedes” porque realmente lo único que hace es no dejarnos avanzar. Y nosotras podemos con todo más de lo que creemos, seguro..Por suerte venciste tu 😉

    Me gusta

  8. Salir de nuestra zona segura, que a veces no sabemos ni que la tenemos, es duro. Los demás hacen cosas asombrosas y nosotras nos hacemos pequeñitas pequeñitas, ¡pero al final lo logras!

    Gran post y muy enriquecedor 😉 Por cierto, yo tengo pendiente volver al yoga, espero que en un horario compatible con el resto de mi vida.

    Me gusta

  9. Muchas veces somos nuestros máximos enemigos y quienes mas nos boikoteamos, suerte que has superado tus miedos. El yoga es una de mis asignaturas pendientes, quizás después de leer tu post me anime por fin a iniciarme. Un besote,

    Me gusta

¿me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .