¿Han desaparecido empatía y compasión?

Si hay una emoción que intento que las pequeñas terremoto aprendan, es la empatía. No sé, siempre ha sido algo que creo es esencial, pero no es tan fácil de practicar. Ponerse en los zapatos del otro sin prejuicios no es fácil, tienes que comprender su situación, su entorno, su contexto y también, sus sentimientos. Tienes que lograr ver la vida a través de sus ojos, sin la influencia de cómo te afectaría a ti esa situación.

Pero, ¿empatía y compasión son lo mismo? Parecen sinónimos, parecen lo mismo, pero tienen matices diferentes. Pero lo que sí comparten, es que parece que nos olvidamos de ellos muy fácilmente. Quizá no en momentos obvios, pero sí en el día a día. Pero empecemos por el principio.

¿Que es la empatía?

La empatía es la capacidad de ponerse en el lugar del otro, sin prejuicios. Imaginar como sería encontrarnos en el lugar de la otra persona, compartiendo sus sentimientos o experiencias. Para mi, es ponerse en la piel del otro, pero no pensando que haría yo en esa situación, sino tomando su papel, su contexto y su situación como si fueran la nuestra.

Muchas veces, las niñas se acusan la una a otra de exagerada, o una le dice algo a su hermana que le parece una broma simple cuando a su hermana le parece una ofensa. En todas estas pequeñas situaciones yo les explico que no todo el mundo ve las cosas como las vemos nosotros, que debemos ponernos en la piel del otro para saber cómo se siente.

Por ejemplo, un caso práctico: a mi hija mayor le encanta el futbol, y un cumpleaños con actividades de futbol le parece fantástico. La pequeña, no quiere ir, porque si no es de Ponys va a ser fome (aburrido) y no está ni ahí con pegarle a una pelota. Pero un cumpleaños de princesas ella asume que va a ser perfecto, y en esta ocasión es su hermana mayor la que dice que será horrible. Dejar esos prejuicios a un lado, es difícil. Pero utilizo estos ejemplos para que practiquen a ponerse en la piel de la otra y a no anticiparse a cómo será el evento. hands-compasion

¿Qué es compasión?

En este caso voy a recurrir al emocionario para definir esta emoción:

La compasión es la pena que nos provoca la desgracia de los demás. La compasión nos motiva a ayudar a quien está sufriendo.

Diferencia entre empatía y compasión

No es fácil diferenciar compasión y empatía, a mi se me confunden un poco. La compasión es sentirse mal por una persona, expresarlo y quizás animarlo con palabras. Empatizar es ponerse en su piel, conectar con la persona para expresarle que estamos ahí, sin juzgar o relativizar lo que le pasa. Este corto ayuda a diferenciarlo:

 

Pero lo que me preocupa es que tanto empatía como compasión están en vías de extinción. Quiero creer que cuando suceden cosas trágicas de gran magnitud, todos somos capaces de sentir compasión (o espero que así sea)

Vemos una foto de un país en guerra, y sentimos pena por las personas que están sufriendo. Pero, ¿nos paramos a ponernos en su piel? Cuando ocurren desgracias a veces nos resguardamos sintiendo compasión pero no empatizando, pues el dolor que sentimos por el otro sería quizás demasiado difícil de llevar.

Pero, ¿qué pasa cuando nos trasladamos a situaciones cotidianas? Si nos cruzamos con una abuelita que con sus 90 años intenta cruzar la calle con 20 bolsas de supermercado en los brazos, ¿sentimos compasión por el peso que tiene que llevar? y si la respuesta es sí ¿nos ponemos en su piel, en lo pesado que es para ella a su edad, y vamos a ayudarla? Quizá cada ves somos menos los que ofrecemos nuestra ayuda.

Y en el caso que sea un compañero de trabajo, que justo en el día de su cumpleaños tiene una tarea que no logra terminar , cómo tantas veces nos ha tocado a nosotros ¿nos sentimos mal por él pero nos vamos a casa o nos quedamos a ayudarlo?

son muchas las situaciones pequeñas del día a día en las que decidimos si pensar en el yo, o en el tu, o en el nosotros. Pequeñas situaciones en las que nos podemos blindar contra sentir compasión, empatizar, humanizarse. Pero eso… ¿donde nos va a llevar? A un mundo en el que todos pensemos solamente en uno mismo ¿eso queremos? Espero y deseo que la compasión y la empatía no estén en vías de extensión. Que hagamos el ejercicio de empatizar cada día: con nuestros hijos, cuando les hacemos caminar a nuestro paso por la calle cuando sus piernas necesitan 4 pasos para cada uno de los nuestros; con nuestros amigos, cuando nos cuenten un problema que nos parezca pequeño pero que para ellos es vital; en el trabajo, al ir por la calle, al subir al ascensor… no dejemos que nuestra comodidad se olvide de pensar en los demás

¿Cómo podemos ser empáticos?

  • Escuchando, activamente y con atención
  • Consolando, con gestos
  • Animando a los demás cuando tienen un problema, intentando ayudarle a resolverlo
  • Expresándonos con amabilidad y educación
  • Evitando burlas y chistes de mal gusto que pueden herir a quien las recibe
  • Calmando a quien lo necesita

¿crees que estamos perdiendo la empatía? ¿lograremos educar a nuestros hijos para ser empáticos? Preguntas que me hago yo, cuando me da por ponerme reflexiva…

suscribete blog asi piensa una mama

¿me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s