No quiero ser más tu amiga

Quizá todos en algún momento de nuestras vidas hayamos oído esta frase “No quiero ser más tu amiga”. Probablemente tendríamos entre 5 y 10 años cuando la escuchamos por primera vez, o quizá antes; quizá después escucháramos alguna variación en la adolescencia, y seguramente después de eso, si hemos perdido una amigo por alguna disputa o diferencia, la frase estaría de más.

Quizá pasados los años nos riamos hablando con los amigos del colegio, de “cuando éramos pequeños y me dijiste que ya no querías ser mi amiga y míranos ahora”. Quizá minimicemos el efecto que tuvo en nosotros esa frase en aquel entonces. O quizá se nos olvide que si aun lo recordamos, es que el efecto no fue tan pequeño.

Mi hija menor tiene tres años. Ha escuchado esa frase casi cada día durante el pasado curso escolar. Si me preguntáis, no entiendo bien como niñas de tres años utilizan esas frases. ¿Tan pronto? ¿saben lo que dicen? ¿pueden ser o dejar de ser amigas de un día para otro?

¿De quién aprenden esa frase? Quizá alguna tiene hermanas mucho mayores y lo escucha en casa y crea que eso es lo que hay que decir cuando no te apetece jugar con alguien. Quizá alguien en casa se la ha enseñado para cuando no quiere estar con un compañero. No lo sé. Pero sí he visto llorar muchas tardes a mi hija ponerse a llorar cuando le pregunto “¿con quien has jugado hoy en el patio? y me dice que ella quería jugar con su amiga Marta y ella le ha dicho que “no quiere ser más su amiga”. Aunque yo le dijera que no era para siempre, que igual estaba enfadada por algo, ella es muy pequeña y sentía que nunca más iba a poder jugar con ella y expresaba no saber porqué. Claro que al día siguiente salía celebrando que ya eran amigas de nuevo y había jugado todo el día con ella.

No le pasó solo con una de sus amigas. Todas las niñas de la clase aprendieron esa frase. Me he pasado muchas tardes intentando hacerle entender a la pequeña terremoto que esa frase no significaba no quiero jugar, y que podía hacer sentir mal a quien se la decía. Ella no parecía entenderlo, todas sus amigas lo decían, entonces estaba bien decirlo cuando ella no quería jugar en el tobogán con una compañera. Pero se olvidaba de cómo se sentía ella cuando se la decían.

niña-enfadada-triste

niña-triste-enfadada

Esa era mi postura ante la frase. Después escuché hablar sobre el tema a los demás padres del curso. Mamás molestas porque la niña tal se lo decía a su hija y ella quería que fueran amigas, mamás que decían que eso son tonterías de crios, mamás que ni se habían enterado que era la frase más pronunciada en ese curso, mamás que decían “mi hija seguro no dice eso, es una santa”, mamás que decían a sus hijas que no fueran lloronas por tonterías, mamás que lo consideraban bullying. Había opiniones de todo.

Yo no sé si a esta edad y con una frase así puede considerarse intencional o no. Si sea momento de considerarlo importante. Pero sí creo que no hay que dejarlo pasar. Un día, en uno de los cientos de cumpleaños a los que fuimos en primavera, vi a dos compañeras de mi hija, de la mano, decirle a otra que no podía jugar, que iban a jugar a un juego de dos y ella no cabía. Eso tiene que doler. Eso duele. Recuerdo de pequeña haber estado en una situación así, donde a veces yo era de las que sí jugaba, y a veces me quedaba mirando.

Creo que hay que empezar a educar en la empatía desde bien pequeños. Yo quiero que mi hija tenga claro que, si cuando se lo dicen a ella se pone triste y llora, es algo que no quiere decirle a los demás. Igual que a terremoto mayor le explico que, si cuando ella está con sus amigas le dice a su hermana “que es pequeña y no puede jugar”; entonces no puede venir a quejarse conmigo cuando es su hermana la que invita una amiga y le dice “que este no es juego de mayores”

Los niños después crecen y estas pequeñas frases o gestos en los que uno queda fuera, se recrudecen, se intensifican. Y siempre duelen. Duelen a los 3, y duelen a los 15.

¿Son aquellos niños que empiezan con frases así con 3 años los que se burlarán de sus compañeros a los 10, o a los 15? ¿estás cosas son ya bullying? ¿o terminan convirtiéndose en bullying? No lo sé. No sé qué cosas puede que sean consideradas normales y sin maldad, y que cosas no. No soy experta. Pero sé que las faltas de respeto no son un juego, a ninguna edad ni en ningún contexto. Y los adultos deberíamos aprender también a evitar esas burlas “en broma” que pueden parecernos divertidas, sobretodo con niños delante. Recuerdo en la universidad que entre el grupo de amigos nos hacíamos bromas de tono bastante pesado a veces. Sabíamos que era broma pero ¿era necesaria la burla para pasarlo bien? El otro día, en el blog de Ideas al vacío, ella nos contaba que existen programas como el Kiva en Finlandia, que buscan concienciar y reducir estas actitudes. Creo que deberían ser de implementación obligatoria en todo el mundo. No me imagino de vuelta en el colegio o en la universidad con la conexión móvilque hay hoy en día. Un error un día…y ese error te persigue hasta ves a saber cuando. Y todos cometemos errores. 

Yo en el colegio estuve en ambos bandos. Fui objeto de burla en el colegio, y aunque solía ponerme del lado del más débil, también fui del grupo que se burlaba de otros compañeros en algunas ocasiones. Hubo una burla, un día, que me dolió hasta a mí, así que no volví a hacerlo. Me acordé de todo esto leyendo el post de Peineta Pintxos. Hay veces que las cosas de niños no son cosas de niños. Y creo que desde casa podemos cambiar las cosas, para que las burlas NUNCA sean algo divertido. Porque no quiero que sufran bullying, quiero que sean fuertes ante las burlas (que lamentablemente seguro recibirán) pero tampoco quiero que sean ellas las que se burlen de los demás. Quiero que tengan respeto hacia los demás, y eso se enseña desde casa. Sino, leed este gran post de Mujeres y Madres.

Un ejemplo de una historia que escuché de una mamá en una comida, no hace mucho: “ayer la Magda me contó que la empujaron otra vez en el recreo. Ya le dije que no fuera huevona (se podría traducir como pava) y que la próxima vez en vez de decírmelo se devuelva pegando más fuerte. Es tan blanda que siempr ele pegan a ella”

Yo no quiero educar a mis hijas así. Yo prefiero ser exagerada, y educar a mis hijas para que, incluso en estas frases que a algunos pueden parecer inofensivas, se pongan en la piel del otro. Para que antes de burlarse de otro, antes de dejar fuera a un compañero de juegos, piensen cómo se sentirían ellas. No quiero que sea cuestión de “si te pegan devuélvete más fuerte” Así no vamos a ninguna parte. Eso sí, tengo claro que una autoestima fuerte las ayudará también cuando ellas sean el blanco de la burla, y no es tarea fácil trabajarla. Pero eso os lo contaré otro día, que sino me extiendo mucho.

suscribete

 

35 comentarios en “No quiero ser más tu amiga

  1. Pingback: El arte de decir NO | Asi piensa una mamá

  2. Interesante post, yo también recuerdo esa frase, aunque no soy capaz de recordar cómo me sentía, es posible que sea de esas cosas que la memoria inconscientemente prefiere borrar. Pero bueno, me acuerdo de otras cosas dolorosas, no sé si leíste mi post sobre mi experiencia en el cole, te dejo enlace por si tienes tiempo y ganas (es largo…) Sabes que esta semana he tenido que darle a seguirte dos veces en Twitter?? No entiendo por qué a veces deja de seguir solo, la verdad es que es bastante molesto… Un abrazo!!

    Me gusta

  3. Estoy totalmente de acuerdo, tambien trato de educar para tener un hijo empátic, pero esa frasecita y otras del tenor NO JUEGO MAS CONTIGO SI HACES O NO HACES X COSA O TE JUNTAS CON X…, las escucho desde play group, enanos de 3 años, trato de que mi hijo hoy de 5 años y pronto a comenzar kinder, no lo haga, pero lo he escuchado y lo he puesto a pensar, creo que debemos ser más, los padres que tratemos de educar igual o te ves enfrentado a la selva del más fuerte, lo veo, lo siento, así es como le dicen que deben actuar te pegan, pega el doble, te molestan molesta de vuelta o sea desde los 3 años en círculos viciosos. No me gusta, quiero un hijo fuerte, con autoestima suficiente para protegerse, pero no quiero un bravucón, qyuero un niño feliz que sea capaz de entender la felicidad del otro sin envidia y a la vez saber cuando causa dolor o al que le causen dolor saber su sufrimiento y tratar de repararlo….sera mucho a lo que aspiro?

    Me gusta

  4. Pingback: El cuento de los guerreros; cómo defenderse del acoso escolar | Asi piensa una mamá

  5. Pingback: Mírame a lo ojos | Asi piensa una mamá

  6. Que pronto empiezan con los problemas y encontronazos sociales 😦 a estas edades deberían estar jugando sin importar cuántos caben en el juego. Yo no recuerdo esas cosas, en mi grupo siempre fuimos tres y siempre hacíamos cosas de tres, pero en cierto momento puedo entender que quieras jugar sólo con una amiga en concreto y todo lo demás te sobre, porque a mi me pasó a veces. Es decir, que yo no lo veo bullying ni inicio de ello, tan sólo un pensamiento expresado en palabras: si quiero jugar con Fulanita porque me divierto con ella en este juego, no quiero a nadie más, y ya. No siento que haya malas intenciones en quien lo dice, de hecho dudo que existan malas intenciones con tres años, pero sí es cierto que quien lo recibe lo pasa realmente mal.

    Por eso coincido contigo en que hay que trabajar mucho la empatía, y que nuestros hijos sean conscientes de que no pueden hacerle algo a los demás que no les gustaría recibir. El problema está en que todos los padres no lo ven igual, y hay quien se lo toma a broma o incluso incentiva estas cosas, no es la primera vez que escucho a alguien decir a su hijo “tu se lo dices y si no le gusta que se aguante”, y ese no es el mejor camino, hay que decir las cosas si, pero no todas las formas valen y es ahí donde debemos trabajar desde bien pequeños.

    Le gusta a 1 persona

  7. Totalmente de acuerdo con lo que dices, claro que duele, yo he estado en el lado de contigo no juego y me dolía mucho, también estuve en el de mi grupo mola mas, cuando te haces mayor aprendes a canalizarlo, pero los recuerdos están, a mi peque intento explicarle que todos son amigos y que hay que jugar con todos, por desgracia todos los padres no piensan así, y mientras nosotros como adultos no hagamos algo esto no parara nunca, el principio de la solución es que nos preocupa este tema y oye por algo se empieza. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  8. Buf, la verdad es que es muy doloroso para ellos, pero es difícil que todos los padres se pongan de acuerdo para explicar que algo así duele y que si no te ha gustado cuando te lo han dicho a ti, que a otros niños tampoco les va a gustar. Aunque sería genial que eso sucediera. Ayer mi peque me explicó que su mejor amigo le dijo que no quería jugar con él y mi peque sí quería jugar con él y estaba muy triste. Menos mal que no usaron en ningún momento la frase de no querer ser su amigo, pero aún así dice que se sintió muy triste. Pero que luego ya volvieron a jugar. Me imagino si le dice la frase de “no querer ser mas su amigo” bufff… Se hubiera puesto fatal seguro.
    A mí me parece genial que intervengas y expliques que eso duele y que no es agradable para nadie. El respetar a los demás y valorar como se sienten cuando les decimos algo es educar para le empatía y seguro que ayuda para cuando sean más mayores. El problema es que sigue habiendo un elemento social importante, donde seguirán viendo en su entorno que ese tipo de comportamientos pasan y bastante a menudo por desgracia.
    Yo también intento que no digan cosas que hagan sentir mal y no hagan burlas y cosas similares que son una falta de respeto.
    Besotes

    Le gusta a 1 persona

    • a estas edades lo más fácil es pensar que son demasiado pequeños para entender y pasar del tema. Pero como bien dices, seria genial que lo hicieramos todos. No se, a mi me da que nunca es temprano para hablarles de sentimientos y respeto. Quizá entiendan parte o nada, pero al final algo va quedando. Les pasará seguro que alguien les dirá algo que les va a doler, pero solo espero que, si ellas llegan a responder con algo hiriente, sea las mínimas veces y se den cuenta del error. Creo que como bien dices hay que intentarlo, y poco a poco veremos los frutos. BEsos!

      Le gusta a 1 persona

  9. A esa edad tal vez dicen la frase “por repetir” y simplemente no querían jugar en el momento, aun así pienso como tú que no debemos ignorar estas acciones y debemos de tratar de educar con amor y empatía , es difícil pero debemos intentarlo

    Le gusta a 1 persona

  10. Ay que se me parte el alma. Claro que esas cosas duelen! Y si, creo que eso, es un comienzo de bullyng. A ver, con 3 años no es que acosen intencionadamente, pero esas frases son ya signos de algún tipo de discriminación, y si permitimos que se usen porque “son cosas de niños” eso va creciendo y creciendo. Me recuerda a ese video que se hizo viral donde una chica dice que un joven una vez la llamó puta, pero no pasaba nada, eran cosas de críos..y se fue haciendo grande , y al final acabó siendo un maltratador, y la chica una víctima. No quiero parecer exagerada pero es que a mi estas cosas no me gustan, en nuestro cole son 15 niños, no se ven esas cosas, pero si vemos que dos niños pelean, el padre que lo ve, interviene. Y me parece muy bien.

    Le gusta a 1 persona

  11. Yo se la escucho, a menudo, a la misma niña de cuatro años. Lleva tiempo diciéndola. No tiene hermanos mayores pero sí tiene por debajo de ella. Son niños que tienen mucha rabia dentro y que yo no sé gestionar como madre de otro niño. A él no le digo nada, porque aún casi no entiende cómo y que quieren decir esas cosas que oye a niños más mayores (como si fueran mayores de verdad, oye, siendo tan pequeños). Os diré más. Son los mismos niños que siempre reaccionan con una violencia exagerada ante cualquier cosa, que agreden a los demás sin causa aparente, que quitan cosas a escondidas, que empiezan a mirar dos veces antes de hacer alguna de las denominadas “cosas de niños” que parecen no tener demasiada importancia. Pero la tiene. Y mucha. Repito que yo no sé cómo gestionarlo. Tengo empatía hacia ellos, intento tenerla al menos. Pero cada vez me gusta menos que mi hijo pase tiempo con ellos por dos motivos: a él le pueden hacer daño (ya le han empujado, dado cabezazos, pegado,…) y él puede acabar copiando este comportamiento (algo que ya ocurre con otros niños). Para mí, es difícil, me conmueven porque son niños, algo tiene que pasar con ellos, pero también me enfado… no puedo evitarlo.
    Otro tema es el de responder con violencia. Yo fui de esas niñas, con carácter aún por desarrollar, que cuando sufría algo corría donde su madre a pedir ayuda o a desahogarse. Y mi madre me decía que, si me pegaban, que lo devolviera. Y que si no lo hacía, ella al final era la que se iba a enfadar o “me iba a dar”. No sé, al final al, si se hubiera enfadado p me “hubiera dado”, lo que sí sé es que dejé de contarle si alguien me hacía algo o si me había pasado algo. Los padres deberíamos ser más empáticos con todos los niños, sobre todo con los nuestros, por que (al menos en mi caso) si hubiera sufrido acoso, difícilmente lo hubiera contado en casa. Ya veis, es fácil hacer que un niño se sienta incomprendido. Y, por cierto, os puedo asegurar que tengo carácter, incluso “mala hostia”, es algo que me salió sólo, sin necesidad de ir por la vida devolviendo golpes o insultando a la gente. Cuando creces te das cuenta de que, en ocasiones, tienes que mandar a la gente al carajo de forma más o menos delicada…

    Le gusta a 1 persona

    • buena reflexión la que haces. Yo creo que si hay violencia explicita como la que describes, aunque sean empujones, hay que intervenir, tengan la edad que tengas. Y si son palabras, hay que intervenir explicando también el significado o efecto que tienen en los demás. Claro que igual no se ven cambios a corto plazo, pero espero que al largo si. Claro que los niños que describen pueden tener una historia familiar detrás por la que se expresan así, y ahi es un trabajo más arduo, que ojala hagan cuando sean pequeños y haya tiempo para resolverlo. Y el otro tema también, como padres hay que validar las emociones de los niños. El famoso “no es nada” creo que al final duele igual, porque se sienten incomprendidos (y ojo que yo me lo he oído decir, aunque trato de evitarlo)

      Me gusta

  12. Estoy totalmente de acuerdo contigo, es muy importante educar a los niños en valores como la empatía, la tolerancia y la igualdad para que cuando crezcan no estén en el bando del “acosado” o del “acosador”.

    Y tienes razón, duele mucho escuchar esa frase y a la larga acaba haciendo daño y marcando mucho a la persona que la recibe, ya sea porque sea más gordito o lleve gafas, y aunque cuando se tienen 3 años pueden ser que no sepan que significa, si es cierto que hay niños que a edades tan tempranas rechazan a los demás por ser diferentes.

    Muchas gracias por tu post 😉

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias a ti por leerme y dejar el comentario. Yo antes pensaba que los niños a esta edad eran pequeños para tanta explicación pero me doy cuenta que no, que nunca es pronto. Y no solo cuando por un rasgo específico los puedan discriminar, también he visto apartar a niños solo porque quieren jugar a fútbol o no quieren jugarlo. Son gestos pequeños pero yo los veo como oportunidades para explicar, empatizar…nosé, igual exagero pero así lo veo. Gracias por tus palabras, un abrazo!

      Me gusta

  13. Yo he visto algo similar en la clase de mi hija, y son niños de 2 años a 3. Los que vienen del año pasado y son los mas mayores no se quieren juntar con los nuevos que son de finales de año. He visto a mi hija ir detrás de ellos intentando unirse a sus juegos y delante de mi le han dicho: “fuera, vete, que tu no cabes”… Aluciné y me dolió a partes iguales, y solo uno de los cuatro padres que estábamos allí corrigió la actitud de su hija. Me la llevé yo a otro lado y le explique que esos nenes hoy no querían jugar con ella. Posiblemente no lo entendió, pero me da la sensación, por algunos comentarios que hace, que no es la primera vez que le dicen algo así.
    Todo esto me pone triste. Mucho. Porque yo viví el bullying en mis carnes cuando aun ni se le había dado un nombre y por lo tanto me preocupa que los padres de hoy en día no seamos capaces de educar en el respeto y la empatía a nuestros hijos. Esta claro que los niños son así y esos comentarios los habrá siempre, pero también creo que hay que ponerles remedio y cortarlos lo antes posible. Yo intentaré educar a mi hija para que no se convierta en una acosadora, pero también intentaré que tenga la suficiente confianza conmigo como para que si es con ella con quien se meten sea capaz de contármelo.
    Este tema es muy serio y hoy por hoy, con tanta tecnología y redes sociales, es potencialmente mucho mas peligroso. Así que hay que concienciar.

    Le gusta a 1 persona

    • sí, estoy de acuerdo. yo pienso en las bromas que me hicieron a mi ya sea en el colegio o en la universidad, y le sumo fb o twitter o solo whatsapp, y agradezco no haber tenido toda esa tecnología entonces. Porque una broma entre amigos puede ser más o menos dura, pero quedaba ahí, pero ahora se extiende a la clase o al colegio en segundos. Y el daño tarda mucho en repararse. Yo también tengo el mismo plan que tu, educarlas tanto en el respeto y la empatía para que traten así a los demás, y no sean ellas las que discriminen. Pero también intentando fortalecer su confianza para que estén preparadas para cuando reciban esos comentarios, porque siempre los hay. Y ser receptiva para que siempre puedan confiar en mi para contar lo que sucede. Cuanto trabajo! Un abrazo!

      Le gusta a 1 persona

  14. a mi hija también le ha tocado escuchar esa frase, y mentiría si dijera que no la ha dicho, es muy difícil que los niños entiendan siendo tan pequeños que hay cosas, palabras que dañan, no es sencillo pero seguimos intentando, enseñando, dando ejemplo…pero sobretodo escuchando para saber como son las dinámicas con sus amigos, quienes son sus amigos, a que juegan, como juegan…conocerlos es importante

    Le gusta a 1 persona

  15. Yo creo que son pequeños para entender lo que significa, es una forma de decir que están enfadados con ese compañero. Lo que sí me parece preocupante es que sea algo diario. Es cierto que los chicos son distintos ya desde pequeños, se enfadan y en un minuto están otra vez jugando… las niñas, por lo que yo oigo a las madres, son un poco más sentidas… En cualquier caso, has dicho una cosa muy interesante, que unas veces se han burlado de ti y otras lo has hecho tú, y a mí me pasó lo mismo, y a la mayoría… Y creo que si alguna vez nos burlamos, lo hicimos por rabia, por enfado, por no llevar la contraria a otros…pero eso no nos ha convertido en malas personas, y a dia de hoy yo siempre me pongo del lado del débil… Creo que es difícil saber dónde está el límite entre el acoso y las cosas de niños pero considero q a esas edades son pequeños, al igual que un día te montan un pollo sin mucha explicación

    Le gusta a 1 persona

    • sí, puede ser que sean pequeños para comprenderlo, estoy de acuerdo. Pero siento que es buen momento para empezar a contarles los efectos que las palabras producen, o porque ella se siente mal si se la dicen a ellas. Sencillamente para empezar a sembrar actitudes empáticas, respetuosas, que cuando vayan creciendo ya estén integradas en su forma de ser. un abrazo!

      Me gusta

  16. Mi hijo de tres años también me la dice “no voy a ser tu amiga nunca más”, así tal cual, a pesar de ser niño dice esta frase en femenino. Yo también le he preguntado que de dónde la ha sacado y también me ha dicho lo mismo: que se la han dicho en el cole. Hay que educar desde el respeto hacia los otros y haciéndoles ver que sus palabras pueden hacer daño

    Le gusta a 1 persona

¿me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s