Las 101 posturas para ir a un baño público

A raíz de un comentario de Socorro que soy mamá en el post sobre mis dos experiencias sobre quitarle el pañal a las terremoto, con el que por cierto estoy muy de acuerdo, me decidí a escribir este post. Ella me contaba que la peor parte de pensar en sacarle el pañal a su hija era llevarla a baños públicos. Así que os voy a contar mi experiencia.

Yo odio los baños públicos. Desde siempre. Tanto que estoy hiper entrenada para no sentir ganas de ir al baño en mucho rato si hace falta. Probablemente es algo que me contagió mi querida madre, a la que no le gustan nada tampoco. Es malísimo aguantarse las ganas de ir al baño, lo sé, pero confieso que muchas veces prefiero aguantarme hasta casa que entrar según donde. Y de hecho, ahora ya no me aguanto…sencillamente no tengo ganas de ir. No creo que sea bueno, y ni os cuento lo mal que lo pasé en los embarazos, pero es lo que hay!

Así que cuando estábamos en la operación pañal 1, lo que peor llevé fue las idas a baños públicos con terremoto mayor. Y ella, como todos los niños, es bien “oportuna” para ir al baño. Yo asquienta, y ella asquienta, era un auténtico espectáculo al principio. 1 hora para sentarla mientras escuchaba “me hago pis, me hago pis”

Opción 1:  La cogía igual que cuando hacía pis en el parque (si supiera dibujar ahora me marcaría un dibujillo pero espero que me entendáis) pero en la mitad de los baños no cabíamos bien para hacer eso y la tenía que bajar mucho para que no dejara el baño mucho peor de lo que estaba.  Si íbamos los 4 esto ya era difícil pero podía dejar al padre de las criaturas con todos los bolsos…pero ¿solas? jajajaja bolso aquí, bolsa allá, lo que sea que ella llevará en la mano en mis bolsillos, y ala, a hacer equilibrios. Además como no estaba cómoda al final apoyaba las manos en la taza!! El lavado exhaustivo de manos (¿puedo lavárselas dos veces sin parecer una maniática exagerada?) es algo tan minucioso como la colocación para que no toque la taza.

Opción 2: desistir de la postura parque porque no cabíamos nunca y limpiar la taza y tapársela con papel para que se sentara. Y ella ponía las manos y como le molestaba el papel, el estropicio era aun mayor (sí, hay baños con esos papeles o plásticos cubretazas…pero generalmente están vacíos) Incluso me compré un paquete de esos protectores desechables…que están muertos de risa en el coche porque no caben en el coche y nunca me acuerdo de llevarlos.

Opción 3: que la lleve su padre: Entre la lactancia con la peque y lo complicado de las posturas empezó a llevarla su padre. Yo encantada que se ofreciera pero entonces los veía entrar y visualizaba lo limpio de un baño publico de hombres…y me daban ganas de correr detrás con lisoform para desinfectarlo todo antes. De hecho, primero le hacía un interrogatorio sobre si había limpiado la taza, si le había lavado las manos….pero un día pensé que era mejor la frase “corazón que no ve, corazón que no siente” porque si los baños de mujeres suelen ser sucios, no imagino los de hombres, y no quería ni pensar donde había puesto las manos la niña. Así que me mentalizaba que siempre era algo así:

papabaño

….y en este proceso ella, asquienta perdida, le perdió el asco a los baños públicos para mi desesperación de madre…

y entonces llegó la pequeña y su momento para ir al baño público sin pañal. Y perdí la batalla a todo asco. Ella va directa igual que en el baño de la guardería/colegio o de casa: pone las manos y se ayuda para subirse. Antes incluso que hayas entrado con ella. Y estate atenta que si te despistas se pasa las manos por la cara!

Así que perdí la batalla contra la poca higiene de los baños. Solo intento entrar diciendo “nadie se acerca a la taza” y me invento un concurso si hace falta…porque si entro con las dos el caos ya es brutal…limpio la taza lo mejor que puedo, y después les lavo las manos con extra jabón. Y creo que solo por estas ocasiones, agradezco la existencia del famoso alcohol gel para rematar la jugada.

No puedo terminar el post sin hablar de los baños para niños! Que se supone que esa sería la solución perfecta! Y uno se los imagina como esta foto

baño niños

imagen de internet

Pues, primero, anda a buscarlos. Suelen estar en el rincón más escondido de donde sea que estés, y si el niño tiene muchas ganas, estarán en la otra punta. Y solo los encontrarás en centros comerciales o aeropuertos, porque en los demás sitios obviamente pasan.  Suelen estar más sucios que los de adultos (almenos los que he visitado por aquí) Y es algo que no he entendido nunca. Yo no sé si los limpian menos (porque sí, los niños ensucian, pero los adultos en baños públicos también…no nos engañemos), o hay padres que se olvidan que vendrá otro niño detrás y aprovechan para no limpiar porque no es su casa…no lo sé. Pero en esos tengo la batalla aun más perdida, porque entran como locas al baño “pero si este es de niños mami” y no me da tiempo ni de limpiar la taza ni de nada!

suscribete

 

 

37 comentarios en “Las 101 posturas para ir a un baño público

  1. Ay. Me ha encantado. Mi asquito por los baños públicos roza lo enfermizo. Mi niño es pequeño y aún no hemos llegado a la operación pañal pero ya hay veces que pienso y empiezo a estudiar como haré cuando me toque usarlos con él. Las necesidades menores soy capaz de aguantar unas 6h fácilmente, sólo rezo para no tener urgencias mayores en sitios públicos si estoy sola con él (¿existe algún bajo público donde quepa el carrito?).

    Me gusta

  2. Uyyyy,volvemos a coincidir en algo jaja,yo odio ir a baños públicos y soy perfectamente capaz de aguantar mas de 8hr sin ir hasta llegar a mi casa. Por suerte mi hijo ha salido tan raro como su madre y prefiere mear en un callejón que hacerlo en un baño.Y digo por suerte porque donde vivo, el único lugar que frecuentamos no tiene los baños muy limpios precisamente..

    Le gusta a 1 persona

  3. Buenísimo el post! jajajaja. Identificada plenamente. Imagina cuando el “mayor” te dice que quiere ir solo al baño de chicos, que él puede solo. ¡Pánico! No pueden ni entrar a ver cómo estará… Y ellos que lo miran todo, lo “investigan” todo, lo abren todo… ayyyyy. jajajjaja. Como tú dices, extra jabón a tope. Besotes

    Le gusta a 1 persona

  4. Jajaja. Me he reído mucho porque me veo a mí misma!!! Por suerte a mi hija le dan asco también los baños y lo mal que huele siempre, así que no toca nada. Yo siempre la sujeto así como el niño de la foto, intentando que caiga todo dentro…y si hace falta apoya los pies en la taza para que la limpie… Pero qué asco!!! No entiendo cómo la gente puede ser tan cochina.
    Abrazos

    Me gusta

  5. Pufff, pufff me entran sudires frios de pensar en cuando me toque con Pichí. Yo soy de las que prefiere no pensar demasiado porque antes sí que aguantaba sin ir a los baños publicos pero por salud no queda otro remedio. Así que le doy un mega repaso con el papel, la forro entera con papel y apoyo lo menos posible (es que eso de no apoyar a mi no me sale jajaja) Y cuando toque con la niña pues me apunto la solución que han dado por ahñi de algo portatil porque me da una pena la pobre!! 😦 que aventuras los baños publicos jaja

    Le gusta a 1 persona

  6. ¡¡Uaaaaauuuu!! , muchas gracias por nombrarme, super feliz que me he puesto al verlo…jejejeje, seguimos con el asco a los baños, y esa pelea de no toques, que asquete le digo, pero nada, dos veces lavarles las manos??… no para nada eres exagerada jajaja, aaaahhhh me compre un orinal portátil, que me va genial lo uso sin bolsa se le abren las patas y acopla en los baños, le digo a la niña que solo toque el asa del orinal y en casa lo desinfecto, eso si el día que no lo llevo es una odisea ;), se me olvida decirte en Ikea tiene un desinfectante al lado de cada WC, aaaiiins que fácil seria si todos hiciesen lo mismo…. Un besazo y de nuevo muchas gracias

    Le gusta a 1 persona

  7. También soy muy maniática con los baños, ni me siento, ni toco nada, y siempre llevo pañuelos porque a saber dónde se almacena ese papel, y por donde ha pasado (muchas veces pasan del suelo al dispensador y viceversa)… Trabajando de camarera me ha tocado limpiarlos durante años, y te encuentras cada regalito… encontrar pintadas con heces en pared y puerta… La gente no tiene consideración, les da igual ensuciar porque no lo van a limpiar ellos… Se me ocurre que podría ser útil llevar un botecito y así no tener que pasar por la taza con los niños, ¿no? aunque si el problema son aguas mayores, no se… aunque, como dices, ojos que no ven… no se puede evitar todo XD

    Le gusta a 1 persona

  8. Yo también odio los baños públicos, aguanto y aguanto hasta que no toca otra que ir. Aunque ahora los baños suelen estar bastante limpios (hace unos años era una verdadera asquerosidad). Si un baño no está limpio, voy a otro. Ahora con mi peque miro el que esté super limpio y meto abundante papel w.c. para sentarlo encima. Eso sí, mi peque ha salido a mí y se aguanta mucho mucho, también.

    Le gusta a 1 persona

  9. Uys, yo es que soy una meona de campeonato. He tenido que perderle el miedo a los baños. Y con el embarazo, peor aún. No salgo del baño. Eso si, tengo controlados todos los supermercados con baño del barrio para cuando paseo a la chucha xDDDD. Ya veré como me las apaño con la Habichuela.

    Con lo que lo paso mal es en el campo, oye. Que está más limpio que muchos baños, no digo yo que no, pero como que me da cosilla que me vean el culo (:$). Supongo que también iré perdiendo la vergüenza con el tiempo.

    Un abrazo 🙂

    Le gusta a 1 persona

  10. Ufff. yo temo mucho ese día.
    Tengo aversión a los baños públicos. Soy como tu, al principio me aguantaba hasta no poder más (y sé que es malo) y ahora si salgo nunca tengo ganas. Solo hago pis en mi casa o en casa de mis padres o suegros. Imagínate!!!!
    Así que cuando toque operación pañal a ver cómo me las ingenio.

    Saludos

    Le gusta a 1 persona

  11. Pues yo por el contrario soy usuaria habitual de los baños públicos, y es que con una enfermedad como la mía en la que bebo muchísima agua y orino el doble, es imposible aguantarse, así que toca dejarse de escrúpulos y utilizar un baño público, eso o hacérselo encima jaja. Confieso que en muchas ocasiones, si el baño está especialmente sucio y no puedo aguantar más, hago una bola gigante de papel y me la pongo debajo, de tal forma que orino en el papel y no en la taza (espero que se me entienda). Es asqueroso sí, pero luego me lavo las manos y aquí no ha pasado nada. Para mí no me queda otra, pero confieso que con mi hijo me lo he pensado muchas veces, cómo haré cuando deje el pañal, así que creo que me apunto a lo del orinal portátil a ver si lo consigo. Al menos, hasta que tenga capacidad de esperar un poco hasta que le limpie el baño, y hasta que entienda que no están tan limpios como el de casa. Gran idea, lo buscaré.

    Le gusta a 1 persona

  12. Jaja yo también soy de las que me aguanto aunque no pueda más!! Oye y los orinales portátiles!? Los llevas en el bolso plegados son como un libro y cada vez que quieran hacer algo le pones una bolsa que va a la basura luego y en un plis plas te has ahorrado colas interminables y suciedad .. Ejjem. Yo desde que los descubrí soy muy fan!! Un beso

    Le gusta a 1 persona

¿me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s