Capitulo 2, Sansón llega al mundo

Vamos hoy con el segundo capítulo de la historía de Mini Thor. La semana pasada os contábamos sobre el embarazo de un bebé grande, hoy vamos a contar el parto. Por si no leísteis el primer capítulo, esta historia es real, son 7 capítulos donde una amiga mía contará como es gestar, dar a luz y criar (los primeros meses) a un bebé MUY grande.

Sansón llega al mundo

18 de Abril de 2015. Revisión con Gini. A estas alturas ya no hay confusión, esperamos un varón, y un varón de manos y pies grandes. Estoy saliendo de cuentas, tengo contracciones leves desde hace unos días. Me pregunta qué hago y le contesto que reposo. Estoy tan enorme que no puedo moverme! Comentario de la experta: “pues muévete, anda, sal de fiesta, rompe tu rutina, haz todo lo contrario a los que has estado haciendo hasta ahora, mentalízate de que el niño tiene que salir”

Dicho y hecho: mi marido y yo nos vamos de compras, a comer de restaurante, salimos a cenar y por primera vez en 9 meses a bailar. La cara de la gente a nuestro alrededor un poema. Una mujer me espeta de manera vehemente: “te vas a poner de parto!!” Y yo respondo feliz “es lo que pretendo” Llegamos a casa de madrugada, a la una…pero llevo todo el día de fiesta loca, me duelen los pies, tengo molestias en la tripa. No duermo bien y a las 6 me despierto por enésima vez para ir al baño. Algo que no es orina empapa mi ropa interior y el pantalón del pijama.

Llamo a Gini, todo indica que la bolsa está fisurada así que me ducho, cojo la bolsa del bebé, mi marido nuestra maleta, cerramos la casa y cogemos el coche hacia el hospital. Por el camino llamo a la matrona. Todo bien, todo en orden, voy teniendo contracciones regulares. Hacemos el check in en el hospital y Gini me pone las bandas para controlar al bebé y mirar mis contracciones. Apenas he dilatado y cuando la matrona me ve exclama “pero qué verde estás!!”

Sin dilatar, cuello sin borrar, bolsa fisurada, yo con ojeras de no haber dormido en toda la noche…sólo quiero una cama…La matrona me enchufa un propes (tampón con oxitocina) y con el futuro papá nos instalamos en la habitación. No recuerdo si comí o no. Recuerdo el pasar de las horas rápido y lento. Dormir, retorcerme de dolor por las contracciones, y seguir durmiendo. A medida que avanzaba la tarde el dolor era cada vez más intenso y las contracciones más seguidas. A las 19.30 ya no podía más, lloraba de dolor, a las 20hrs me bajaban al paritorio y el dolor se suavizaba. Primera epidural.

Recuerdo la sala fría, llena de aparatos y monitores. Recuerdo la cara de Gini a cámara lenta diciendo “Sil respira, empuja, estás de parto dilatada de 10cm; un poco más, empuja, respira, empuja”. Algo no va bien.

Mi marido me sujeta. Estoy en cuclillas. Segunda epidural. Rompo aguas en algún momento en el paritorio. Todo es confuso, algo no va bien, lo veo en la cara de Gini. Introduce la mano, toca al niño pero no lo puede sacar.

Bajan al ecógrafo. Está atascado. Son las 22hrs. “Sil, no empujes. No sale; te haremos una cesárea de emergencia”

Tercera epidural. Mi marido no ha dejado de estar a mi lado ni un minuto. Está atento a todo lo que sucede a nuestro alrededor. Ya no estamos en el paritorio sino en a sala contigua, en el quirófano. Me coge la mano, firme y en silencio. “Marido” le digo. Me mira con sus tiernos ojos azules “Te han vestido de médico, me siento en anatomía de Grey y tu eres mi doctor macizo” Sonríe.

Durante la cesárea, hay dos ginecólogas y un anestesista intentando sacar al bebé de mi tripa. Gini me grita exhausta “¿cómo se llama el bebé?!” yo le respondo que aun no tiene nombre, que estamos esperando a verle la cara para decidirnos. Gini continua “es que no quiere salir! Cuando lo tenemos se mete otra vez! Sansón sal!” y del tirón alumbro a un varón de 4 kilos y medio y 54 cm.

mini thor

Faltan 5 minutos para medianoche, he tenido a un bebé pero no lo veo, le pregunto a mi marido. Responde que está bien, que lo están mirando. El momento del parto le ha dejado marcas visibles. La matrona se lo lleva a la incubadora mientras me cosen detenidamente para que la cicatriz sea lo menos visible y traumática posible. “Marido, acompaña a tu hijo para que no esté solo, yo estaré bien” Gini asiente.

Son las 2 de la madrugada del día 20. Estoy sola flotando en una habitación oscura. No me puedo mover. Debo de estar muerta me oigo pensar. Como cuando era adolescente y se me paró el reloj y, en lugar de pensar que se había terminado la pila del reloj de pulsera, pensé que me había convertido en un fantasmón errante.

Entra una enfermera preguntando por la ropa del bebé, señalo la bolsa mientras tomo conciencia de que sigo viva. Y ahí llega la anécdota que le encanta a mi marido: la mujer se queda mirando la ropa de recién nacido que había preparado con tanto amor y cuidado y con cara de asco me pregunta “¿sólo esto has traído?¿esto tan pequeño?”

Seguimos en unos días con el tercer capítulo sobre los primeros días de Mini Thor

suscribete

55 comentarios en “Capitulo 2, Sansón llega al mundo

  1. Pingback: y Mini thor ¿tiene trona? | Asi piensa una mamá

  2. Pingback: Asúmelo, es grande | Asi piensa una mamá

  3. jajajaja a nosotros nos pasó igual con la ropa, buenísima la historia. Mini Thor es el hermano mayor del mio jajajjaa 4.115kilos 53 ctms y nacido en Mayo. Yo lo saqué por el canal de parto, los bebés grandes pueden salir por parto normal pero depende mucho de la fisionomía de la mujer y de la posición de la cabeza del bebé.

    Le gusta a 1 persona

    • Me alegro cucumama de que tu parto de bebé grande fuera natural, desde luego menos traumático que lo mío y una experiencia digna de mención. Las cosas salen como son y tenemos que seguir adelante a pesar de los contratiempos, afortunadamente, ambas podemos contar y compartir que tenemos bebés sanos y divinos. Gracias por escribir!!

      Le gusta a 1 persona

  4. Pingback: Transportando a Mini Thor | Asi piensa una mamá

  5. Pingback: Gestando y criando a un bebé grande: la historia de Mini Thor | Asi piensa una mamá

  6. Pingback: Pañales: ¿Qué haces si te quedas sin talla a los 9 meses? | Asi piensa una mamá

  7. Pingback: La Lactancia: ¿tendré bastante leche? Capitulo 4 | Asi piensa una mamá

  8. Pingback: De San Expedito a San Jorge (capítulo 3) | Asi piensa una mamá

  9. Jajaja, lo de la ropita me ha hecho gracia y me ha recordado a mi segundo parto. En el hospital donde di a luz a mi bebeDemonio les ponen ropa del hospital hasta que salen y a el tuvieron que cortarle las patitas del pijama porque no le daban. Nacio con 4.250kg y 51 cm, y yo no lo consideraba tan grande… Pero ahora igual si me lo planteo jajajaja.

    Besotes

    Le gusta a 1 persona

    • Es genial que te haya intrigado mi historia porque gracias a estos comentarios me animé a seguir escribiendo en su momento, a fecha de hoy aunque con menos tiempo para escribir, aún me animaré a contar las experiencias del pequeño gran hombre en su etapa escolar…. Un abrazo!

      Le gusta a 1 persona

    • Hola Viri, tu comentario de hace tantos meses me hace reflexionar acerca del inexorable paso del tiempo ahora que estaba releyendo post antiguos. El próximo lunes Mini Thor entrará a la escuela infantil, es un hombrecito hermoso, mi bebé ya se ha hecho mayor delante de mis ojos y no me he dado cuenta. La cicatriz del parto, aunque todavía rosada, ya no me molesta porque en mi cabeza la experiencia empieza a ser lejana y el dolor difuso. Gracias a la oportunidad que me ha dado Lai ya estoy jugando en otra liga! Ella es fantástica!

      Le gusta a 1 persona

  10. Leer tu historia me ha hecho pensar en la que vivimos con mi pareja hace dos meses cuando tuvimos a nuestra bebé, es mucho el corre corre, la angustia y el temor que se siente, pero luego cuando la tienes en brazos es otro tema. Contrario a ti, como nuestra bebé nació un mes antes, la ropa le quedaba inmensa, a penas le está empezando a servir 🙂

    Le gusta a 1 persona

  11. Me recuerdad tanto a mi cielo! Mi madre tuvo q ir a comprar ropita de primera puesta de talla 3m xq todo lo q yo habia preparado era pequeño. Mi parto casi casi como el tuyo, 4hr intentamos un expulsivo despues de estar completamente dilatada y al final tambien fue una cesarea. Siento mucho q te separaran tanto tiempo de tu bebe…

    Le gusta a 1 persona

  12. Porque he visto la foto, que sino, pienso que eres mi cuñada relatando su parto! Ellos sí que esperaban un bebé grande y la ropa que llevaron era de 1-3 meses y… ¡menos mal! El niño pesó casi 5 kilos y 56 cm… El pediatra un año después todavía no se lo cree jajaja
    Ella también tuvo cesárea de emergencia porque la pobre no dilataba, y el enano encajado en sus costillas…
    Está claro que sois unas campeonas por esos embarazos y partos!

    Le gusta a 1 persona

    • Qué fuerte! Y los médicos dejaron que el bebé creciera tanto!?!? Mira que mi ginecóloga me explicó que no dejan que se hagan tan grandes en la tripa y provocan el parto. Así que me sorprende por partida doble!!!

      Le gusta a 2 personas

      • A nosotros también nos sorprendió! Pero le pillaron las navidades por medio, y aunque intentaron alguna maniobra para desencadenar el parto, no debieron poner mucho empeño porque no surtieron efecto. No querían atender un parto en Navidad o en Nochevieja… en fin! Gracias a Dios, ambos están bien!

        Me gusta

¿me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s