Lágrimas de orgullo

Hace unos meses que volví a apuntar a las niñas a piscina. A mi me encanta el agua, pero me da terror cuando se refiere a niños pequeños. Siempre he tenido extremo cuidado cuando he cuidado niños cerca de piscinas, y ahora con las mías, no les saco el ojo de encima (aunque me llamen exagerada) Y aun así, no estoy tranquila.

Así que encuentro importante que desde pequeños aprendan a nadar, y almenos en verano, la una y la otra han ido a clase un mes. Este año decidí retomarlo antes y unos días llevo a la mayor, otros a la enana, que por suerte aun requiere que te bañes con ella (es más lanzada que su hermana mayor, y no tiene sentido del peligro ni de la supervivencia, así que no me veo dejándola sola en una piscina aunque sea con monitor)

Han ido tres meses, y la terremoto mayor ha pasado de nadar con manguitos y ser super precavida con el agua, con las olas, con todo el mundo acuático, a nadar sola. Sin ningún medio de apoyo. Le tiene cierto respeto a veces, pero no tiene miedo al agua. Esta parte no sé si me gusta o no, y no pienso sacarle el ojo de encima igual.

Pero en la última clase, la miraba y creo que era de esos momentos que como madre, lo quieras evitar o no, se te encoge el estómago, se infla el orgullo, y te cae la lagrimilla. La miraba tirarse desde un trampolín donde cubría, salir a flote y nadar hasta el bordillo. Se cansaba, algunos ejercicios le costaban más que otros, pero los hacía y otra vez a la fila.

Qué increíble. cómo crecen. En las últimas vacaciones era incapaz de acercarse a la orilla del agua, aun con flotador y de la mano entraba con miedo…y si veía una ola, salía corriendo. No sé cómo nos iría con las olas ahora, pero se la ve segura, tranquila y convencida que ella sabe nadar. Tres meses de clases. Aun no cumple 5 años. Me parece increíble. Sí. Amor de madre. Es una de las descripciones que le otorgo a ese amor de madre. A mi me parece un gran logro.

Eso sí…que nadie se fie de que sabe nadar eh! Cuando empezamos con la piscina lidiábamos con sus miedos, ahora lidiamos con si tiene madurez para conocer sus propios límites.

Si la sacas de las clases y si la pones con público, ya sean familiares o amigos, presumiendo presumiendo se despista…y de repente se encuentra en medio de la piscina, lejos de donde toca, lejos del bordillo…porque quiso lucirse, porque quiso enseñarte que ya sabe llegar de una punta a la otra…y entonces se siente cansada y lejos de todo….y se estresa. Se estresa y todo se le olvida. Y es como si no supiera nadar, y tienes que estar ahí para ayudarla. Y yo veo en esos momentos a mi pequeña, la que siempre ha necesitado que la llevemos de la mano para todo, que aun lo necesita para muchas cosas. Pero veo que está creciendo, se esta autosuperando a si misma, a sus miedos, a sus limitaciones. Se tiene confianza. Esto último le ha pasado tres veces en el último mes. La última resolvió el problema sola. Yo le hablaba desde cerca, pero salió ella sola. Sacó fuerzas de flaqueza, superó su miedo…y llegó hasta el borde.

Estás creciendo muy rápido pequeña.

bloglovin laia

14 comentarios en “Lágrimas de orgullo

  1. Jejeje sí, nadar está fenomenal para todo, la verdad. Yo la tengo apuntada a una clase semanal en la guardería y lo malo es que salvo dos días en el curso, no vamos a verlos y claro, aunque me dicen que es asombroso cómo ya va sola con manguitos con apenas 19 meses, mi duda es si en otro ambiente o conmigo hará lo mismo… a ver si encuentro un día para llevarla conmigo y lo compruebo!! Besos

    Me gusta

¿me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s