¿¡Estoy embarazada!?

Antes de seguir…para los que me conocéis… No estoy embarazada. Ya sé que el titulo sonaba a notición pero no, no estoy embarazada, pero leyendo el numero de este mes de Edukame que habla de las emociones en el embarazo no podía por menos que pensar en lo primero que me pasó por la cabeza cuando vi esas dos rayitas por primera vez…

¡¿Estoy embarazada!?: es como el primer pasito hacia una realidad nueva, el primer paso a creer que de verdad está pasando, es una mezcla de emoción con impresión
Hace ya más de 5 años pero no se me olvida. Yo tenía tantas ganas de ser madre desde hacía tanto tiempo. Quería embarazarme ese año, unas semanas antes con el que ahora es el padre de las criaturas nos habíamos comprometido y fijado las fechas de las bodas civil y religiosa. Si queríamos además tener un bebé, tenía que estar todo “programado” para que yo no me casara en Chile con demasiada barriga (o fuera a tener el bebe antes de tiempo) y el bebe tuviera algunas semanas para la boda en Barcelona, pues teníamos que viajar en avión…y demás.
Para que todo encajara, tenía que ser un mes. Un intento. Sino, habría que dejarlo para después de las bodas. Para ponerlo más dificil, ambos queríamos que nuestro primer bebé fuera una niña, y mi mejor amigo me contó un método para favorecer que lo fuera. Asi que….echamos los dados…y a esperar.
Esperar no es lo mio, pero no quería obsesionarme con la fecha en que tenia que hacerme la prueba, quería estirarlo lo máximo posible, porque era “el momento de la verdad” Pero unos dias antes que tocara hacerse la prueba, con el equipo que jugaba a fútbol teníamos la final de la liga. Ese día, y nunca me había pasado antes, apenas pude jugar medio tiempo. Empecé a encontrarme mal, me faltaba el aire, me mareaba, así que tuve que salir y no pude jugar otra vez.
Perdimos. Y saliendo del partido tenía claro que iba a pasar mucho tiempo sin jugar a fútbol…y empezaba a sentir que no estaba sola. Éramos dos, y mi cuerpo había reaccionado protegiendo a esa nueva vida de ese esfuerzo. Es una tontería, porque apenas tenia 4 semanas de embarazo, pero así lo sentí.
Unos días más tarde hicimos la prueba…y efectivamente! Estábamos embarazados. No podía creerlo. Había funcionado!!! La euforia y la alegría me duraron varios días…hasta que empezaron los miedos y las dudas. Estará bien, será un embarazo normal? ¿Nacerá sana? (desde el primer momento asumimos que era niña….y lo fue…así que también acertamos con eso)
Durante el primer trimestre tuve varios sangrados, así que casi nadie supo del embarazo hasta entrado el segundo trimestre. Y aun así, creo que hasta pasado el ecuador del embarazo no me empecé a tranquilizar. Además, en el segundo trimestre tuve un pequeño desprendimiento de placenta así que la preocupación se seguía adueñando de mi. En este embarazo agradecí enormemente que mi ginecólogo en cada visita, ya fuera de urgencia o de rutina, me dejara escuchar el latido de mi pequeña. La sentía darme pataditas pero no me atrevía a entregarme completamente a la idea que iba a ser madre…¿y si le pasaba algo?
Es increíble la cantidad de emociones que sientes en esos meses, como te llenan de alegría pero a la vez de angustia. Parecen una montaña rusa.
Además, laboralmente mi trabajo no ayudó en nada. No sentí apoyo de mis jefes, más bien al contrario, y mi nivel de estrés sobrepasaba lo sano, seguro. A pesar del apoyo de mis compañeros, tuve meses de extremo cansancio pasando muchas horas de pie, y meses en los que sentí que estar embarazada era como no existir laboralmente. Agradecí enormemente la baja prenatal que existe en Chile y el último mes de embarazo lo disfruté al 100%. Aun me inquietaba un poco porque la peque no era de moverse mucho, pero me encantaba mi barrigón, me encantaba comprarle cosas, me encantaba imaginar como sería, me encantaba saber que pronto, la tendría en mis brazos. El momento del parto, no se porqué, nunca me inquietó tanto como el embarazo en sí.
Siempre he considerado el embarazo un milagro. Miles de niños nacen cada día, pero cada segundo del embarazo y del parto, para mi, es un milagro.
Leyendo el número de este mes reafirmo mi idea que en mi embarazo me faltó compartir con otra embarazadas, no me hacía falta leer sobre embarazos y lo que puede salir mal, me hacía falta conversación, compartir experiencias con otras embarazadas. Sí reconozco que mi segundo embarazo, me entregué mucho más a disfrutarlo y a no preocuparme. Tuve sangrados también, pero me aferraba mucho a que tenía que resultar y que iba a resultar, y tuve la suerte que resultó. Como decía arriba, considero cada embarazo un pequeño milagro así que me considero afortunada.
El parto, ya es otro tema, pero os lo contaba aquí y aquí.

 

Leyendo la revista de Edukame hay algo que me encantó. El diario de emociones de papa y mamá. Uno normalmente tiene el diario del bebé, que puede empezar desde el embarazo, pero un diario del embarazo propiamente? Qué buena idea!!! Te van sugiriendo anotaciones, para que anotes que sientes, que piensas, momentos, palabras, miedos, alegrías, cómo va el embarazo…recuerdo que yo empecé a anotar en una libreta que no sé ni donde está (puesto que había olvidado que tenía un blog) pero me pareció tan buena idea…y uno para el papá es algo aun más genial. Así son aun más partícipes del bebé desde antes que nazca, que tengo claro que para ellos a veces es difícil “meterse en el papel” durante el embarazo, sobretodo en el primero. Tendría que haberlo conocido antes porque ahora no sería capaz de acordarme y completarlo! Pero me lo apunto para el próximo 🙂

Si quieres más información, entra al link de la edición de este mes aquí

sigueme

 

6 comentarios en “¿¡Estoy embarazada!?

  1. Sí, jo, el embarazo mola mil por todos los sentimientos que te vienen. Eso sí, cuando lo viví juraba y per-juraba que nunca echaría de menos esos ardores insoportables y esa pesadez crónicay ahora, ya ves, recordándolo en modo moñas!

    Le gusta a 1 persona

    • jajajajaja, si, eso pasa! Es como que al día siguiente del parto, ya sea con puntos por aquí o por allí o con el recuerdo de las contracciones y una dice “no más partos eh” y después….como que te parece que no duele tanto, que es un momentín, jijiji
      Yo recuerdo las nauseas del segundo embarazo, y los ascos, a la perfección, pero si hay que repetir…la primera de la fila que me pongo, jejeje 🙂

      Me gusta

  2. ¡Hola guapa!

    Oye… Me he quedado un poco loco con lo del método ese que te chivaron, para quedaros embarazados, en la fecha que querías y del sexo que querías. ¡WOW!

    Y respecto a lo del diario de embarazo… ¡es una gran idea! Yo tengo el mío, pero mal llevado, mal rellenado y muy irregular. Sin embargo, ese mismo diario fue el germen de decidirme finalmente por abrirme el blog.

    Me gusta

  3. ¡Buenos días! Leyendo tu post me has recordado en muchos aspectos a mi embarazo. Tuve sangrado y amenaza de aborto con 13 semanas; una bajada de azúcar, mareo y caída enmedio de la calle con 24 semanas y no dije a nadie (excepto a la familia estricta) que estaba embarazada hasta más allá de 6º mes por miedo. No viví el embarazo con alegría, lleno de visitas (algunas de urgencias), pero afortunadamente, al final, todo fue bien.

    Me gusta

    • Es muy distinto un primer embarazo de un segundo…con el segundo aunque sientas miedo te sientas más “en tu terreno” y aunque haya sustos o complicaciones, te sientes igual más segura…o eso me pareció a mi. Lo mejor de todo es, siempre, que al final salga todo bien 🙂

      Me gusta

¿me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s