¿Guarderia o en casa? (1a parte, opinión añeja)

La verdad es que mi opinión ha cambiado mucho sobre este tema a lo largo de estos 6 años y medio de maternidad que llevo “de aprendizaje” y creo que la opinión de cada uno siempre va a depender de las condiciones, posibilidades, momentos personales y un montón de otros aspectos. A veces puedes ser de una opinión pero no tener más remedio que usar la otra. Este es mi caso.

Primero pongámonos en antecedentes, puesto que yo vivo en Chile, y cada país (y ciudad) tiene sus particularidades. No todo se vive igual en todas partes:

Las opciones en Chile

Aquí, no se ven canguros como les llamamos en españa. No he conocido esa figura más que para momentos puntuales (salidas a cenar, etc..), por lo que no abundan ni son la primera opción para el cuidado de los niños, ni después del colegio ni en edad preescolar, como estaba yo acostumbrada en España. Tampoco se recurre tanto a la figura del abuelo/a, almenos no en el día a día. Aquí, cuando dejas a tus niños en casa, los suele cuidar la nana. Una nana es la persona que normalmente hace la limpieza de la casa, que en algunos casos va unas horas al día, en otros va todo el día, y en otros vive con la familia. Si la familia crece, pasa a tener que cuidar también de los niños. A partir del segundo, muchas familias deciden tener una nana “puertas adentro”, que viva con ellos y así pueda atender los niños y la casa. La paradoja es que suelen ser personas que a su vez deben dejar a sus propios hijos con otras personas que los cuiden.

También aquí, me sorprendió que hubiera guarderías de todo tipo (me imagino que esto pasa en más países), sin que haya una fuerte regulación ni vigilancia sobre lo que pasa adentro, aunque esto también ha cambiado mucho en estos seis años. Hace unos años hubo casos muy sonoros de abusos en guarderías, tantos que ahora un “plus” de muchas guarderías es tener cámaras para que veas a los niños desde tu trabajo. Yo visité varias guarderías antes de inscribir a mi hija en una, y la verdad, vi de todo un poco. Guarderías con todas las edades mezcladas, donde en una misma sala podían dormir los bebes mientras los mayores jugaban (hablamos de niños de entre 3 meses y 5 años!), guarderías pequeñas pero exigentes, guarderías que parecen un bunker y apenas tienen areas verdes, guarderías un poco más institucionalizadas, y guarderías donde primaba más el negocio que los niños. También he oído hablar de guarderías más “top”, que te cobran un riñón pero parecen mini palacetes.

Con lo que han subido los precios en los últimos 10 años, la opción de que la mamá deje de trabajar y se quede en casa, es bien difícil estos días. Vivir con un sueldo se vuelve cada vez más y más complicado. Cuando llegué, tenía la impresión que las familias en las que la mamá se queda en casa eran solamente las más adineradas, como las que se ven en las series. Esa era la visión distorsionada que tenía al llegar, por lo que escuchaba, veía o me contaban. Pero en 10 años mi conocimiento ha cambiado y sé que no es así. En los últimos años se han dado a conocer muchas mamás empresarias que de esa forma pueden quedarse al cuidado de sus hijos y trabajar en su propio negocio. Muchas madres ya lo hacían pero quizá eran menos o no se escuchaba tanto. Pero ahora conozco montones! Estoy gratamente sorprendida del aumento de las mamás que conozco que sacrificaron sueldo y dejaron su carrera para flexibilizar sus horarios (tener un trabajo media jornada o jornada intensiva en Chile es como encontrar una aguja en un pajar). Y si no lo han hecho ya, están pensando día tras día en cómo hacerlo.

Otro dato. La baja de maternidad en Chile era de 86 días hasta hace bien poco, ahora es de 5 meses y una semana. Además, se suele empezar el colegio a los 4 años y muchos de los colegios tienen jornada reducida, saliendo a la hora de comer, cosa que complica sobremanera la conciliación. Con todos estos datos…

Qué hice yo, por aquel entonces…

Para mi, creciendo en España, ir a la guardería me ha parecido siempre algo muy normal que tenían que hacer los niños mientras sus padres trabajaban. En Barcelona cuidé niños entre la salida de la guarde y que llegaban sus padres. Cuando llegué aquí y estaba embarazada de mi primera hija seguía sin dudar que a la que la niña se movilizara un poco, la llevaría a la guarde. Por suerte, entre mi vuelta a trabajar y la entrada a la guardería, en mi caso, iba a poder dejarla con su abuela (mi vuelta al trabajo finalmente fue cuando la peque cumplió un año, por motivos diversos, así que me consideré muy afortunada, y ella se fue directa a la guarde).

El día después de su primer cumpleaños, y un día antes de mi vuelta al trabajo, mi hija empezó la guardería. Trabajando jornada completa, que mi hija estuviera en al guardería me pareció la mejor opción entonces. Yo escuché muchas, muchas criticas cuando quise llevar a mi hija a la guardería cumplido el año. Mala madre fue lo menos que me sentí en su momento. Pero no porque me estuvieran diciendo que estaba mejor conmigo, en casa. No no, yo estaba bien trabajando de 9 a 7, pero mi bebé no podía ir a la guardería, tenía que quedarse en casa. Y yo eso, no pude entenderlo.

Mi hija se podría haber quedado con la abuela, pero como familia decidimos que la abuela terminaría agotada y no tendría tiempo para nada más, y que en la guardería le harían juegos y lo pasaría bien. La adaptación costó mucho, y eso que fue la abuela quien la llevo a hacerla, porque el primer día la hice yo y fue horrible. Eso sí, en mi hora de comer, yo la recogía y la llevaba a casa. Durante los primeros 9 meses de guardería, fue solamente media jornada. Una vez pasado el trago de la adaptación, la peque adoraba ir. A sus compañeros, a sus profes (y eso que hubo bastante rotación).

parvulario-guarderia

Cuando nos cambiamos de casa y ella de guardería, otra vez costó un poco adaptarse, pero este segundo centro fue como su casa hasta la entrada al colegio. Aun recuerda a sus profesoras, y pide ir a verlas a menudo. Fuimos reduciendo la rotación y, aunque tuvimos muy mala experiencia con una profe unos meses, que le dijo a la terremoto “hablas demasiado así que pórtate bien y estate calladita” y que nos estropeó el proceso del control de esfínter. Pero mi hija, excepto a esta profe que ni siquiera recuerda, recuerda con mucha cariño su paso por la guardería, y era de las que piden 5 minutos más para jugar cuando las vas a buscar. Un día, incluso, me tuvo hasta que cerraron porque quería irse la última. Además ahí hizo grandes amigas que siguen siéndolo hoy.

Guardería o en casa, según mi opinión de hace años

En aquella época, madre primeriza yo y aprendiendo entre tropiezos lo que es ser madre (y una sigue aprendiendo y tropezando), yo pensaba que los niños hasta el año necesitaban estar con su madre. Creía en la lactancia extendida hasta el año (por qué solo hasta el año? no sé…), y creía que era una etapa en que los bebés necesitan a su madre cerca, y que con ella ya lo tienen todo. Valga decir que esto lo aprendí desde el momento que tuve a mi hija en brazos, aunque me volviera un poco loca con ella los primeros seis meses. Si me preguntabas antes de que naciera, probablemente la guardería a los seis meses me podía parecer bien, aunque pudiendo dejarla con su abuela, ésta siempre ha sido mi opción preferida.

Pero cumplido el año, consideraba que estaba bien llevarlos a una guardería. No creía que les hiciera ningún daño, a pesar de la proliferación de virus; al contrario, consideraba que les entretenía y que estaban bien estimulados y hacían amigos. Reconozco que me parecía exagerado cuando leía que los niños no deberían escolarizarse hasta los 5 años.

La opción de una nana, a mi, y lo siento porque sé que mucha gente no comparte mi opinión o piensa distinto, no me convence. ¿Por qué es mejor dejar a un niño pequeño con una persona ajena a la familia, que nunca ha estudiado educación infantil y que además tiene otras tareas, que en una guardería? Quizá sea por la atención individualizada, o porque la casa no es una fiesta de virus. No sé. 8 niños por profesora son muchos (si no me equivoco ese es el ratio que permiten aquí), pero son profesoras que estudiaron para dedicarse a eso, les hacen actividades, les cantan, les leen, ¡que es su profesión! No sé, la verdad es que el argumento de la atención individualizada frente una educadora profesional, siento que no me hace el peso para elegir esta opción.

Considero que el trabajo de nana 0es un trabajo agotador que debería estar más regulado y protegido, por el bien de ambas partes. He visto nanas cuidando a niños en el parque con muchísimo amor, estando súper pendientes, etc..hay algunas que son parte de la familia después de años cuidando de los pequeños. También las he visto dedicar sus fines de semana a niños ajenos con todo el cariño ¿pero se les ha preguntado si quieren sumar esa responsabilidad a la de tener limpia la casa y la comida lista? ¿tienen la energía y el tiempo para jugar y estimular al niño? Una madre que se queda en casa asume (o lo intenta) que la casa no va a estar perfecta, ni la comida caliente, si el centro de atención es el bebe, pero es que para una nana es su trabajo…y creo que la linea en que se les permite fallar es muy delgada. También las he visto pasar de los niños que cuidan. Cuidar niños es una tremenda responsabilidad, y más si son ajenos, y quizás ellas no han pedido esa responsabilidad extra.

parvulos

Dicho esto, al nacer la segunda, para un bebé mayor de un año, o año y medio, al que sus padres no pueden cuidar por tener que trabajar, aun consideraba que una guardería era buena elección (no la primera guardería que veas claro, con una pequeña inspección de higiene y seguridad…y con profesoras cariñosas!!!) En mi caso, tenía la opción de dejar a mis hijas con su abuela, y es una suerte que cuando han estado enfermas se hayan podido quedar con ella. ¿Pero todos los días del año? ¿Todo el día? No. Los abuelos tiene que disfrutar de sus nietos, y pasar cuanto más rato puedan con ellos, pero no tienen edad para andar detrás de un niño mayor de un año todo el día (cada familia es un mundo, como dije, pero es agotador…) Si me canso yo…ellos más! Si el abuelo lo pide y le hace ilusión, y tiene ganas de ir arriba y abajo, y le aguanta el físico, pues vale. Sé que los abuelos atenderán con más cariño a los niños que una profesora de guardería, pero también encuentro que es mucho trabajo para ellos. Almenos así lo he vivido en mi caso. Si hablamos de un bebe de menos de 12 meses, entonces sí, creo que están mejor con los abuelos. Pero conforme se hacen mayores, sobre todo entre los 2 y los 4, siento que es difícil para ellos. Y me resisto a convencerme que a un niño de 1 o 2 años le haga daño ir a una guardería.

Hasta aquí la parte 1, escrito por “mi yo de hace unos cuantos años”… el miércoles la segunda parte. Porque en el camino de la maternidad, a veces las opiniones cambian radicalmente…

suscribete

9 comentarios en “¿Guarderia o en casa? (1a parte, opinión añeja)

  1. Yo tuve que recurrir a guarderías con mis dos hijos mayores. A pesar de yo, al igual que muchas madres, me sentí culpable por dejarlos, no creo que ir a la guardería les haga daño a los niños. Sin embargo, sí creo que trabajar largas jornadas puede llegar a ser perjudicial para los pequeños. La realidad es que los niños requieren mucha atención y tiempo de calidad, y por desgracia las mamás trabajadoras tenemos el tiempo muy limitado. Por eso, con mi hija más pequeña decidí quedarme en casa. ¡Y no ha sido fácil arreglárnoslas con un solo ingreso! No estoy segura de que esto represente una ventaja para el desarrollo de mi niña en el futuro, pero creo ha valido la pena estar con ella durante sus primeros años. Por lo menos para mí, han sido tres años que podré atesorar para siempre.

    Le gusta a 1 persona

  2. Pingback: ¿Guardería o en casa? (parte 2) | Asi piensa una mamá

  3. Pensé que había comentado🤔, que raro, te cuento que que mi Vera nunca fue a una guardería, a ella la cuidó mi mamá, Sebas si fue a la guardería pero solo medio día, ya cuando tenía 2 años, y Oriana había nacido, ahora Vera y Sebas ya de 3 años en sus colegios, y Oriana con mi mamá, creo que antes del año es muy difícil dejar a los hijos con un extraño, mis primos que viven en Santiago nunca han mandado a sus hijas a la guarde, la mayor ya tiene 4 y la menor 9 meses, no tienen niñera ni abuela que les ayude, asi que la mamá está 24/7 en casa, y con un solo ingreso pues están pasando malas épocas

    Le gusta a 1 persona

  4. Yo antes de ser madre pensab que después de la baja maternal, a la guardería y ya esta pero después de tener a mi hija en brazos la cosa cambió y ya no lo veo tan claro. Ahora mi hija tiene 13 meses y estamos haciendo la adaptación a la guardería. No lo lleva demasiado bien y yo estoy medio enfadada con el mundo porque parece que esto es lo que le toca a mi hija y yo soy la única que no opina así. En fin, que espero que mejore pronto.

    Me gusta

  5. Estoy contigo en que cada situación familiar determina muchas veces las elecciones que tomas… quiero decir que puede que a tu primer hijo lo lleves a la guardería porque trabajas y con el segundo decidas contratar a alguien en tu casa porque también necesitas que te limpien o arreglen un poco la casa… Es todo tan personal! desde luego, creo que un bebé debería estar con su madre el primer año de vida, pero como no es posible, yo si pudiera, me decantaría por los abuelos hasta que cumplan ese primer año, y luego guardería, porque creo que los abuelos no tienen porquñe pasar todo el día cuidando de los nietos…pero vamos, que todo depende de las circunstancias personales

    Le gusta a 1 persona

¿me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s