Sientate tú, que estás esperando

El título hace referencia a lo que diría una persona a una mujer embarazada cuando le va a ceder el asiento. Si resulta que esa mujer (yo) no está embarazada…el comentario y todo el maravilloso gesto…da un poco de rabia.

Sí. Siempre he tenido barriga: barriguita, barrigón, o como quieras llamarlo y según la época de mi vida, más o menos camuflado. Pero el abdomen liso…siempre ha sido para el vecino no para mi….ni haciendo deporte 4 veces a la semana y centenares de abdominales me libré yo de mi barriguita. Es la forma que tiene mi cuerpo, que si me va a sobrar un cm de algo, va a estar ahí.

Por suerte, ya en la adolescencia lo acepté y ya desde ese momento me dió absolutamente igual lo que opinara quien fuera. Si yo me sentía conforme, los demás me importaban un rábano. Obviamente, no negaré que lo del abdomen plano siempre me ha perseguido, pero si no hay nada que hacer, para qué amargarse.

Pero claro, una pasa dos embarazos, el primero con una subida de 20kg y les segundo con una de 8, pasa lactancias y demás….y cuando sus niñas están crecidas se pregunta porque todo ha vuelto a estar como antes (bueno, todo no…) y esa barriga no baja nunca. Y creo que me molesta hasta mi en este caso, porque igual ha quedado un poquito más grande de lo que estaba acostumbrada.

Y además, para que os hagáis una idea, es una barriguita redondita como pelota concentrada justo encima del ombligo. No sé si se entenderá la descripción pero no se me da bien dibujar así que no puedo ilustrarla…digamos que no se camufla como michelín y, según que camiseta lleve, sí parece la típica “tripita” de 3 meses de embarazo (esto vale para las que tenemos barriguita a los tres meses de embarazo…).

Siempre he tenido este tipo de barriga, pero claro…los embarazos dejan su huella (y sí, envidio a aquellas que pasan por dos, tres, cuatro embarazos y consiguen devolver su abdomen a su aspecto previo…plano!)

Embarazada de apenas 6 semanas de la enana, recuerdo que apenas lo contaba me decían “ay sí, ya se te nota” y yo siempre contestaba: “De notarse nada, que esta barriga es mía y la barriga de embarazo aun no hace acto de presencia” pero bueno, es aquello que piensas “qué más da si tengo o no barriga, si se viene un barrigón de los buenos, de los que puedes lucir y relucir. Ya me preocuparé después…

Y pasan dos años y pico y, a lo que hacía referencia el título, llega un día cuando tras dejar a las niñas en clases de piscina, me siento a mirar la clase mientras me pongo al día con los blogs que sigo….y viene una señora, mamá de otro alumno de natación y me dice:

– “toma, te presto la silla, solo hay una así que siéntate tu que estás esperando” (estar esperando se dice aquí a una mujer embarazada)

Yo le puse una cara de asombro y le dije, con tranquilidad y una sonrisa:

– “no estoy embarazada, esa barriga es mía de toda la vida, así que usa tu la silla; pero muchas gracias” 

Si esta conversación terminara aquí apreciaría el gesto de cortesía, aunque hubiera preferido que se lo hubiera pensado dos veces antes de recordarme mi barriguita extra, y entendería que todo el mundo puede equivocarse. Peeeeero es que esto no termina aquí. Tras mi respuesta ella me contesta (textual):

“seguro que no estás embarazada? y me mira y re mira la barriga.

Y ahi ya no sé si cabrearme, ponerme a llorar y pirarme al gimnasio a hacer un intensivo, no comer ni un chocolate en todo 2015, o qué. Porque sí, tengo barriga, pero tampoco como para dudar tanto! no voy a saber yo si estoy o no embarazada????

“seguro que no….y seguro además que esta barriga es marca registrada y es mía y solo mía; pero gracias otra vez” (le contesté con tono simpático y aun con la sonrisa)

“bueno, si tu lo dices…” y se fue dejando claro que no lo tenía claro.

Pero bueno!!!! Hasta aquí hemos llegado…¿no será mucho? Dame un respiro, ¿no? No me gustan los gimnasios, hace un siglo que dejé el fútbol y no me veo yo volviendo a jugar pronto, no me gusta para nada esto del “running”….y no tengo mucho tiempo para hacer deporte en general. Yo que estaba orgullosa de usar de nuevo mi antigua talla de pantalón, de pesar lo mismo que antes de mi primer embarazo…y vienes a hundirme la autoestima! Que todo el mundo puede equivocarse con la famosa preguntita, pero almenos, si te equivocas…corríge, discúlpate, o lo que sea…pero NO INSISTAS!!! Me autocontrolé, aunque estuve apunto de escribir este post ahí mismo, con carácter de urgencia y para librarme del cabreo, pero no me dio tiempo de terminar y las clases terminaron antes.

Lo termino tras encontrarme por la red con esta genial frase/imagen de la Ilustradora Glòria Vives Xiol:

nunca

En fin…que la tontería se me pasó relativamente rápido, y seguí con mi “me importa un pimiento lo que piensen” y recordando lo que aprecia la enana que yo tenga esa barriguita que ella masajea con sus pies o donde apoya su cabeza para dormirse…aunque reconozco que, al ser verano por estas latitudes, cada vez que me pongo el bikini me acuerdo de la señora de marras…¡con lo feliz que estaba yo!

bloglovin laia

 

 

22 comentarios en “Sientate tú, que estás esperando

  1. Pingback: Mi 2015 en imágenes | Asi piensa una mamá

  2. Acabo de descubrir tu blog me está encantando. Soy mamá de un bebé de 14 meses y peso casi 10 kilos menos que cuando me quedé embarazada,que a su vez,ya me sobraban 6 o 7,pero cómo tú, todos en la barriga. De jovencilla estaba mucho más delgada pero la barriga ha sido una constante a pesar del spinning o lo que sea.Lo he pasado mal con el comentario de turno porque me lo han hecho cuando buscaba quedarme(y no llegaba y me decían cómo a ti..en lugar de disculparse..que si estaba segura)y ahora después de ser mamá también, que cuanto se iba a llevar con el segundo….así a bocajarro y opinando además que si era muy pronto.La verdad que yo si tengo complejo, únicamente me he puesto en bikini,el verano que esperaba a mi hijo,pues tenía una barrigota de 6 meses en adelante. Me encantaría poder tener tu sentido del humor para estas cosas porque a mi,depende del día me supone estar media tarde de bajón y Llorera garantizada.

    Me gusta

    • Hay comentarios completamente desacertados. Cada uno es como es y es dificil estar a gusto (yo tambien he tenido mis epocas!!!) A veces uno puede intentar el ejercicio de mirar lo que le gusta y asi minimizas el resto. Y…esta clarisimo, los dos veranos que he estado embarazada he aprovechado para lucir barrigon como nunca!!! 🙂 gracias por pasarte y comentar!!

      Me gusta

  3. Si es que… hay que tener cuidado con esas cosas porque nunca se sabe. Circulaba por la red una foto que decía : ¿Cuándo felicitar a una mujer por su embarazo? y ponía la silueta de una mujer en diferentes meses y debajo ponía: NUNCA! Si ella te lo dice o como dices tu, estás ya de parto ok pero si no..es mejor callarse y no meter la pata.
    Pero vamos,ya que dude de tu estado mental es la leche, como si no supieras si estás o no embarazada ajajja.

    Me gusta

  4. A mi lo que me parece fatal es la frase final: “…si tú lo dices..” Es muy ofensivo. No sólo se ha equivocado y no lo reconoce sino que en vez de pedir disculpas pasa a atacar directamente. Hay gente que necesita terapia urgente para lidiar con su narcisismo.

    En fin…. quería decirte que has ganado el premio de “Cómo esconder un león”, que me pases tus datos y tal para podértelo enviar por correo, ya sea enla parte del mundo que estés 😉 , a motherofhelamb@gmail.com
    Algo importante: ¿estás en mis Likes de facebook como “El universo de Lai?” Porque si no, no te encuentro. Uno de los requisitos para ganar el premio es que des like a mi página de Facebook https://www.facebook.com/pages/Mother-of-the-lamb/176036165876187 Así que si no lo hiciste hazlo ya o tendré que darle el libro a otro y me daría mucha rabia.
    Un abrazo

    Me gusta

    • Holaaaaa…a ver por partes!!! como mola haber ganado!!! Ahora mismo te paso los datos, que ilusión!!!! El like en Facebook es con la pagina “asicomolopienso” (no te sale? porque es de antes del sorteo ya!)

      Lo otro: sí, a mi lo que me dio más rabia era eso, que la mujer no solo insistió, sino que además no se creyó mi respuesta!!! Pero bueno…supongo que hay personas de todos los colores 😉
      un abrazo y ahora te mando mail!

      Le gusta a 1 persona

  5. Jajaja, ay… Bueno, está bien que te lo tomes con sentido del humor. A mi madre le ha pasado alguna vez (ahora ya no, claro) y como lleva bastante bien sus carnes, dejaba bastante abrumado al interlocutor con sus respuestas. A mí en el embarazo lo que sí me pasó fue lo siguiente: estando de cinco meses y llevando yo un vestido que marcaba especialmente la barriga, una señora me preguntó que si estaba de siete meses, a lo que yo le contesté que no, que sólo de 5 y ella me mira perpleja y me pregunta “¿Seguro?”. Yo ojiplática, claro, pensando que a ella que le importaría.
    En fin. Estoy segura de que estás estupenda así que ni caso.
    Besos!

    Me gusta

  6. Lo mejor de todo es la insistencia de la señora…anda que me pasa a e mi eso y te pido perdón en arameo, si hace falta…que vergüenza!!! y la otra insistía…
    no sufras que las que vuelven a su vientre super plano, deben de pegarse unas palizas de escándalo!! Así que para las que no nos gusta el “running” nos quedamos con nuestras tripas fofas que son una almohada super cómoda!!
    Besos guapa

    Me gusta

  7. Pues mira, yo me he visto en las dos situaciones: superjovencita con 19 años y feliz de la vida con mi vestido vaporoso… ¡y van y me ceden el sitio! Vaya choffff. Y luego embarazada de 6-7 meses con super poca tripa y nadie se atreve a cederme el sitio porque no están seguros… bufff así que no sé, me lo tomo con filosofía y me pongo también del otro lado. Que a veces dudas porque piensas ¿y si me equivoco y la ofendo? Ahora que ya lo de esta tía insistiéndote ya no tiene nombre, vamos, ¡será imbécil! un beso

    Me gusta

  8. Que paciencia has tenido Lai! Madre mía! Lo que hay que aguantar! Desde luego que hay gente que se despierta para molestar a otros sin más.
    Me encanta como hablas de tu cuerpo, de lo real que es tu aceptación! Ojalá todas lo tengas tan claro y asumido.
    Yo nunca he sido de tripa pero si de caderas pistoleras y de cintura que ensancha. Los años, el embarazo no perdonan, pero nosotras si que tenemos que perdonarnos y darnos un respiro, tanto como para estar a gusto con nosotras mismas.
    Un abrazo,

    Me gusta

¿me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s