Ven, un momento, ya voy…

Estas tres expresiones llenan mi día a día…hoy quiero analizarlas, por partes:

Ven

El título de un libro de Albert Espinosa dice “si tu em dices ven, lo dejo todo…” Ese es el resumen de lo que quiero explicar. A mi siempre me han dicho que soy muy comodona, y un poco de verdad debe haber. Cuando pillo 5 minutos de sofá y justo me llama una de mis hijas, o la veo tropezar y caerse (sin hacerse daño) delante mío, se me escapa un “ven que la mama te ayuda” ¡¿¿VEEEEN?!!

Y me enfado conmigo misma! como que ven??!!! No es lo mismo cuando te caes en el parque y tu madre viene corriendo a cogerte en brazos, te mira las heridas, las cura si hace falta y te abraza y tranquiliza…que si tu madre cuando te caes en el parque, desde el banco en el que está sentada te dice “levanta que no pasa nada y ven que la mami te mira” (si se caen en el parque o en otro sitio y creo que se han hecho daño si me levanto eh…pero para definir la diferencia el ejemplo me parecía mejor así)

no sé si soy yo sola o si le pasa a todo el mundo, no se si es este cansancio intrínseco que tengo (para que digan que no nos afectan las etiquetas que nos ponen de pequeños; a mi siempre me han dicho que nací cansada, y me lo creo y adopto al 100%); no sé si es el hecho de trabajar+tener dos niñas pequeñas+no parar en todo el día; o simplemente que si no hiciera esto…no podría sentarme!

Pero me pasa, y mucho! Con la mayor no me pasaba tanto (creo…quizás estoy tergiversando recuerdos) pero ahora…ahora ambas sufren mi “ven tu”…y me molesta. Reconozco que me molesta. Quiero cambiarlo, veré si lo consigo. No quiero decir ven, quier ir cuando me llaman.

Porque si me pongo a pensar, en ambas situaciones estoy disponible para ellas…pero el detalle hace la diferencia!

Un momento

Lo reconozo. Esta expresión me da un poquito de rabia. Yo creo que no la uso, pero cuando la oigo…me da rabia. no puedo evitarlo. Y no hablo de cuando entras en una tienda y te dicen “un momento por favor” cuando te están buscando lo que has pedido. Hablo de cuando quieres decir algo y te dicen “un momento que estoy haciendo otra cosa” o te interrumpen con un “espera déjame decirte esto que sino se me olvida…”y cambio de tema. Pues eso, da un poco de rabia, sobretodo cuando las niñas corren a enseñar algo a un adulto (algo que para ellas es suuuuuuper importante) y les contestan (o contestamos) “espera un momento que estoy haciendo otra cosa” y pueden pasar 15 minutos hasta que les hagamos caso. Yo tengo otras expresiones que no me gustan, pero esta que yo no uso mucho pero oigo desde fuera…me da un poco de rabia.

Ya voy

Tengo una mala costumbre. Siempre, siempre, siempre contesto “ya voy” cuando me dicen que venga o que nos vamos o cualquier sinónimo. Es una respuesta que me sale automática, por defecto. Y es hereditaria porque mi madre hace lo mismo.

Nunca se me ha pasado por la cabeza que hubiera algún problema con esta respuesta. Lo digo, y ese “ya voy” se puede convertir en 1 minuto, o en 10…o más. Pero así soy, igual que soy la que siempre, por mucho que me adelante el reloj o me autoengaño, siempre siempre llego 10 minutos tarde a cualquier parte

Ahora esta expresión, teniendo hijos, ha adquirido para mi un nuevo significado…me encuentro a mi misma diciendo a mi hija, que me llama de la otra punta del piso “mama ven que….(puede ser necesito ayuda, buscare esto, cogeme esto otro) y lo le digo “ya voy” mientras acabo de guardar juguetes, o dejar cosas en al cocina, o quitar la mesa, o hacer las mochilas o lo que sea. Pero los niños son impacientes por naturaleza!! Y siguen insistiendo, insistiendo, por lo que no puedes tardar en ir 15 minutos, sino 1 solo, o la misma frase se repite “mami ven mami ven mami ven mami ven” hasta que tus hormonas maternales se bloquean (como cuando un bebe llora) y sencillamente no puedes hacer otra cosa y vas; pero entonces vas de mala leche pensando porque no podrán tener un poco más de paciencia y esperarse un momento sin repetir lo mismo 20 veces.

Y claro, si voy de mala leche no es un buen comienzo para lo que sea que quiera pedirme.

entonces un dia, mientras contaba hasta 10 para no mosquearme mientras dejaba de recoger la bañera e iba al comedor para dejar se escuchar “mama quiero ver pepa, mama quiero ver peppa, mama quiero ver pepa, mama quiero ver peppa, mama quiero ver peppa”, …y algo hizo click!

Era yo la que estaba equivocada. Yo, que unas lineas más arriba hablo de la poca paciencia que tienen los niños, algo natural en ellos, de la rabia que me da decirles “un momento” y hacerles esperar…y soy la primera en hacerles esperar “por defecto” Que me cuesta en vez de decir ya voy y hacerles esperar 5,10,15 minutos mientras se impacientan; sencillamente ir! ir cuando me llaman, resolver la petición y entonces tengo todo el tiempo que necesite para la tarea que sea que tuviera que hacer (hasta la petición siguiente claro)

Los niños tiene poca paciencia, y su poca paciencia nos hace perder la nuestra…pero es que a veces parece que nos gustara ponerla a prueba a propósito!!

y es que no les lo mismos decir ven, no es lo mismo decir ya voy…que IR!

¿me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s