Camp Kids

Me encantan los planes familiares de fin de semana, los planes que se salen de la rutina para que las enanas disfruten de un día diferente, para que les demos una “sorpresa” Hoy quiero contar una de nuestras excursiones domingueras de este verano al festival Camp Kids, que ha visitado dos semanas Santiago, y que a pesar de la publicidad y de los “famosos” convocados, me ha dejado con gusto a poco.

Los pros:

– La publicidad del evento: espectáculos para niños de los muñecos de moda en Chile: Hello Kitty, Dora Exploradora, Bob Esponja, Doki, Backyardigans, Barney, Angelina Ballerina, y una lista que parecía no terminarse nunca

– El techo: con el calor que hace en Santiago en Enero, los eventos infantiles al sol o con toldos de tela son un desastre. Camp Kids tenía un techo de los de verdad, y la nave donde estaba montado estaba bien ventilada para que te olvidaras del calor que hacía fuera.

– El despliegue de actividades en un mismo lugar: Play Doh y su plastelina; Nido y su rincón del movimiento; Nesquick y su circuito para convertirte en conejo; Chamito y su stand de pintura; una mini cancha de baby fútbol; y un castillo de escalada y un infalible, el resto de actividades que acompañaban los espectáculos.

– Camp Food: para el que quisiera exprimir al mácimo la entrada, almenos había un rincón donde poder parar a comer.

– La exhibición de dinosaurios gigantes de la entrada: increiblemente bien hechos, impresionantes. Aún más para los niños.

Los contras:

– El precio: $20.000 por adulto, $15.000 por niño (desde 1 año!) El evento no valía estos precios abusivos, sobretodo para los más pequeños (las actividades eran aprovechables desde los 2 años y medio o 3).

– Los espectáculos: eran muy cortos y muy espaciados uno de otro. Por ejemplo: Hello Kitty solamente actuaba dos veces al día, por lo que si llegabas a las 11 am, tenías que esperar hasta las 16hrs para volver a verla, porque acaba de terminar. Y así con casi todos. Y el festival no daba para más de dos horas. Además,  no todos los espectáculos prometidos existían. Muchos eran solo la presencia del muñeco en una tarima en medio del recinto, saludando de lejos y sin hacerse fotos.

– La colaboración de los monitores, era bien escasa. Tanto en el stand de pintar, como en el de jugar con plastelina o en el stand de “Nido en Movimiento” los monitores se dedicaban a mirar sentados en sus sillas, más que a incentivar a los niños. La participación del monitor hace mucho, y al final, todos los stands eran buenas ideas mal implementadas.

En resumen, espero que lo mejoren para el año próximo sino, no vale la pena repetir. Los niños a lo mejor lo pasan bien, pues con solo ver a uno de sus muñecos preferidos ya tiene suficiente, pero el éxito (o la falta de éxito más bien) del festival quedó reflejado en que la segunda semana aparecieron descuentos por todas partes…de hasta un 75%! y aun así, no se llenó ni en el día del cierre.

Esta excursión no me pareció “familyproof” bajo mi criterio!

¿me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s