Gracias pequeñas terremoto

Me había olvidado de terminar este post, se había quedado en borradores, pero no podía dejarlo ahí. Como el inicio de año es un momento de hacerse propósitos, también creo que es un buen momento para mirar un poco atrás y dar las gracias. Asi que Gracias! ¿y a quién le doy las gracias? Creo que el título desvelaba un poco el misterio:

A las pequeñas terremoto.

Podría darles las gracias cada día: por las sonrisas, por las pillerías, por la creatividad, por los abrazos y los besos, pero también por la insistencia, por ponerme al límite, por perseguirme por todas partes hasta parecer mis sombras, por los pequeños desastres, por el desorden, por todo.

Pero hoy quiero darles las gracias por enseñarme un año más que lo que importa es la familia, la nuestra, esta pequeña familia que estamos formando untos, y que toda la magia del mundo puede estar entre 4 paredes. Aunque no vayamos a Barcelona por Navidad, aunque no veamos en directo la cabalgata de reyes.

Gracias porque da igual los kg de nostalgia que acumule año tras año en estas fechas, da igual que sienta que la Navidad es descafeinada en pantalón corto y chanclas, porque la emoción que no podéis contener desde el 1 de Diciembre es demasiado contagiosa!!

No os había visto levantaros con tanta agilidad para ir al colegio como en Diciembre, todo para poder abrir la ventanita de nuestro árbol de adviento. Y por supuesto, lo primero que hacíais a la vuelta de clase era comeros el chocolate del otro calendario de Adviento. Quedan grabadas escenas como las ganas con las que decorabais el árbol, las ganas con las que rebuscabais en las cajas a ver lo que había para decorar, la emoción de Terremoto mayor por encontrar manualidades que ella había hecho años anteriores.

Las caras de extrañeza de Pequeña terremoto cuando veía fotos con el viejito pascuero del año pasado, o el anterior, y no entendía porqué no se acordaba. Su emoción al descubrir que el pesebre podía convertirse en un nuevo juego de muñecas. 

No hay mejor manera de vivir las tradiciones que verlas a ellas disfrutarlas. Como disfrutaban del Caga Tió con nuestros amigos catalanes en Santiago, como contaban a sus amigas qué es el caga tió, o porqué vienen los reyes. Los nervios al dejar la carta con el viejito, que era la misma con la que escribían la carta a los reyes, que iba a un simple buzón de correos.

Ponerse elegantes en nochebuena para jugar hasta las tantas, pasar el día en la piscina el día de Navidad, estresarse ante unas campanadas con uvas a las 8 de la tarde de un 31, y temblar de miedo con unos fuegos artificiales 4 horas más tarde, son algunas de las emociones que Terremoto Mayor ha dejado para el album de los recuerdos de esta Navidad.

Pequeña terremoto se ha encargado de dejarnos grabadas sus expresivas caras. Todos y cada uno de los regalos que ha abierto en estas fechas se han llevado un “OOOOHHHHHH MIRAAAAA OOOOOHHHHH” y una cara a cual más exultante, más emocionada, mñas feliz. Daba igual que fueran los tan esperados Paw Patrol, como un bote de champú de Peppa Pig. Ese disfrute no tiene precio.

No habéis conocido a los reyes magos, ni habéis alucinado con la cabalgata todavía, pero el 5 de Enero saltasteis de alegría al ver la carroza de Clan por la tele, y saludasteis al televisor cuando saludaban los reyes. A las 7 de la tarde ya estaban los zapatos y la comida preparados, y no podíais dormir de la emoción. Chile ya había terminado con sus fiestas navideñas hacía días, y vosotras no podías con la emoción de unos reyes de los que solo conocéis por nosotros.

A veces creo que se me olvida fijarme más en los pequeños detalles. Sí quiero llevar a las pequeñas terremoto a una Navidad con frío, con adornos y con luces, con cabalgata y todo lo demás, pero estos detalles y algunos otros que seguro estoy olvidando, son el mejor regalo, cada día y cada Navidad. Sin necesidad de luces ni comparsas, la magia de la Navidad no se olvida de esta casa. Y volvemos a ser niños, y volvemos a disfrutar todos sin darnos cuenta, por mucha resistencia que queramos ponerle. Volvemos a ser niños por unos días. Y todo es gracias a ellas.

Por todo eso, y mucho más: Gracias pequeñas!

suscribete

9 comentarios en “Gracias pequeñas terremoto

  1. ¡¡Holaaaaaaaaa…!! De nuevo por aquí, poniéndome rápido al día… 🙂

    ¡Qué buena la conclusión, chiica! ¡Y qué casualidad! Yo escribí la semana pasada sobre eso mismo, sobre fijarnos más en los pequeños detalles, transmitidos por los críos. ¡Y sin leer todavía tu post! ¡Hay tanto que aprender de ellos cada día…! Yo sigo alucinando sobre su clarividencia, sobre cómo ven las cosas, de una manera en que nosotros los adultos hemos perdido y ya no sabemos hacer, porque no le damos la importancia que tienen para ellos.

    ¡Me ha encantado…! Y lo suscribo al 110%.

    Le gusta a 1 persona

  2. ooooi! Qué precioso! Es tan emocionante vivir todo esto a través de la ilusión de los niños… me alegro de que lo disfrutéis tanto a pesar del calor y la distancia… me encanta saber que hay un tió al otro lado del charco cagando cositas para tus niñas 🙂
    Un beso y enhorabuena por esta super familia!

    Me gusta

¿me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s