Nostalgia

Este año estaba tardando mucho en dejarme llevar por la nostalgia navideña….cada vez que me mencionan la navidad y yo me miro en chanclas y pantalón corto, hago el esfuerzo de motivarme y de poner la cabeza en modo navidad. Sobretodo porque estoy intentando conseguir que no aparezca el grinch que llevo dentro hace algunos años y que aparece especialmente en estas fechas, porque cuando uno está en Navidad congelado paseando por las ferias de las calles en todo lo que piensa es en sol, pero la navidad en verano no es lo mismo

Sí, hace 32 grados, y a mi me encanta el verano, y estoy tan inmersa en las actividades escolares de fin de curso que no me permite pensar mucho; pero apenas hay luces en la calle porque anochece después de las 9 y pobre papá noel se asa de calor y tiene que estar dentro de los masificados centros comerciales bajo el aire acondicionado…y yo entre una cosa y la otra no encuentro el espíritu navideño.

Porque si tengo nostalgia de ti todo el año, en Diciembre ya no sé donde esconderla. Porque por poco que me guste el invierno, necesito el frío, necesito que oscurezca temprano y las calles se llenen de luz para ponerme el traje de duende navideño. Para ponerme en ambiente y prepararme para las fiestas. Yo necesito ferias navideñas, de las de pesebres y adornos. Yo necesito calles como las que mencionaba Remorada en una de sus #escenitasnavideñas:

escenitas navidenas remorada

Pero es que cada cosa tiene su tiempo ¿no? ¿A quién se le ocurre mezclar la locura de fin de año (los que tienen hijos en el colegio entienden de qué hablo) con la maratón de cumpleaños escolares típicos del buen tiempo, con la Navidad y sus cenitas varias!! ¿Cómo voy a tener yo el espíritu navideño si no paramos quietos? Si me paso de el día de un lado para otro, ¿cómo voy a recordar en qué época estamos? ¿No seria mejora repartir las cosas a lo largo del año como toda la vida? Que sino el resto del año nos aburrimos jeje. En el hemisferio Norte está la Navidad por un lado, con sus cenas, compras, reuniones familiares maratónicas, y por el otro la locura del fin de curso seguida del veranito con su reto de entretener a los pequeños de la casa…pero es que aquí todo es A LA VEZ…que estrés!

Que sí, que tengo dos niñas pequeñas y ellas no han conocido las navidades en invierno, ni entienden porque los dibujos de la tele se empeñan en ponerle nieve y frío a la Navidad, y con ellas hago manualidades navideñas, adornamos la casa, y todo lo que sea necesario para que ellas sientan ese ambiente y se emocionen como todo niño debe emocionarse con la magia en navidad (en Navidad y todos los días). Y aunque tampoco tienen tiempo de darse cuenta de que es Navidad porque van de actividad en actividad, intento que se pongan en ambiente. Ellas tienen su calendario de adviento, y con ellas fuimos a entregarle la carta al viejito pascuero en su burbuja de invierno, en casa apareció el Tió e incluso #terremotomayor hizo uno. Seguimos algunas tradiciones y creamos otras. Y a ellas no se les olvida la cuenta atrás hacia el ansiado 24 de Diciembre.

Pero si estoy sola lo que encuentro es la nostalgia…esos recuerdos de luces, de caminar con frío por Santa Llúcia comprando la figura nueva de cada año para el pesebre, y el musgo; esa magia navideña que no hace falta buscar porque está en cada escaparate, en cada iluminación, en cada familia que pasea. Esa magia de entregar la carta a los reyes, y no solo eso, de verlos llegar la noche del 5 de enero con los regalos que a casa llegarán más tarde.

Aqui se celebra nochebuena, y Navidad suele ser un asado cerca de una piscina o a la sombra para capear el calor. Y se acabó. Se fue la Navidad. A pesar de los excesos, prefiero esas laaaargas sobremesas, esa Nochebuena seguida de una Navidad en la que te sientas a las 14 a comer y te levantas a las 22 ya cenado, ese Sant Esteba donde a no te cabe ni una miga de pan pero no perdonas los canelons…y apenas te recuperas llega el 31, y el 1, y….pestañeas y llega la comida del 6 de Enero para celebrar la llegada de los reyes magos! Comida en exceso, pero mucha familia y muchas horas apretaditos en casa que fuera hace frío. Aquí, que hace calor, siento que la Navidad es más fría…cosas que tiene una.

Pero hay algo que te regala el vivir lejos, y es que aprendes a apreciar detalles que quizás antes podían pasarte inadvertidos. Hay miembros de la familia (vale, no somos familia ni de sangre ni apellido, pero somos familia igual) que cada año consigue traerme un poco de mi Navidad a este lado del mundo. Que consigue emocionarme cada año y que me den ganas de llenar la casa de luces y disfrazarme de viejo pascuero para sudar al sol si hace falta. Un poco de esas tradiciones, un poco de loo dulces típicos, una ayudita para mantener esas tradiciones, hasta consiguen que el Tió llegue a casa a tiempo. Cada año, con la llegada de Diciembre, llega una caja llena de Navidad: llena de turrones, polvorones, neules, reyes de chocolate, monedas gigantes con las que a las niñas se les cae la baba y lo mejor de todo: el calendario de adviento de chocolate, que las pequeñas terremoto esperan con ansia. Hasta correos cumple con su parte y a más tardar el día 1, aquí está la caja! Cada año le digo la ilusión que nos hace, pero esta vez por aquí quiero darle las gracias, por que sin esa caja nuestra navidad no sería la misma, y eso es gracias a ella!

No es fácil pasar la Navidad lejos de casa, y no es fácil aprender a vivir la Navidad de una forma distinta, con otros colores (y otros calores) Como cada año pienso cómo me gustaría llevar a las pequeñas terremoto a esa cabalgata el 5 de Enero, porque cada año crecen a pasos agigantados y yo quiero llevarlas antes que empiecen a guardar la magia en un cajón, o antes que esa magia no les parezca tan clara como antes. Pero mientras esperamos que nos toque el gordo la próxima semana para cruzar el charco, vamos a seguir aprendiendo a disfrutar y saborear de esta navidad veraniega, de comerse las uvas a las 8 de la tarde, de dar la bienvenidas al año nuevo con los fuegos artificiales de fondo. Porque si he sido capaz de aprenderlo yo sola, seguro que las pequeñas terremoto se encargan de enseñarme…

suscribete

22 comentarios en “Nostalgia

  1. Pingback: ¿Qué pides para Navidad? | Asi piensa una mamá

  2. Pingback: Gracias pequeñas terremoto | Asi piensa una mamá

  3. Pingback: Mi 2015 en imágenes | Asi piensa una mamá

  4. no te parece que la navidad allá es como sant joan aquí? yo creo que por eso me gusta tanto sant joan! echo de menos las navidades de fiesta, el año nuevo en la playa, la gente haciendo y renovando votos… no me gusta el verano, pero no te imaginas cómo extraño las navidades soleadas!!!

    supongo que es porque en mi casa es diferente, nosotros celebramos comida el 25, no cena el 24, entonces es un día de gala, luz, pavo y mil ensaladas, muchos colores y sobremesa interminable, juguetes y niños correteando en el jardín.

    aquí pienso en que es todo oscuro y la celebración es ¡tomar sopa! y me vuelvo mafalda T_T

    creo que mi problema real es que no hay niños… en la casa de Lima nunca faltan, pero aquí me falta ese toque de ilusión que aunque yo le quiera poner nadie más está por la labor…

    este año estuvo mi sobri de Lima por aquí y fue divertido porque con el sobri de aquí nos encontramos a un paje, el sobri de aquí le pidió mil cosas y el de allá le dijo “a mí no me traen nada los reyes, pero… ¿puedo coger monedas de chocolate?” jajaja qué chanchi xD

    luego fuimos a la cabalgata de Mataró y aunque mi sobri sabía que era “gente disfrazada” (en mi casa vivimos mucho la magia, pero nunca nos han hecho creer que los personajes son “reales”) se lo pasó genial aplaudiendo, saludando y recibiendo caramelos… su carita iluminó la noche ❤

    p.d. me ha quedado tan largo el comentario que no te extrañe que lo recicle en post un día de estos xDDDD

    Le gusta a 1 persona

    • Si es que al final como uno crece son las sensaciones e inagenes que te quedan grabadas. Mi marido me dice lo mismo. Que la Navidad en verano es disfrute, jardin lleno de familia, asados y piscina y que la Navidad en invierno es…fria. Es la infancia que se nos queda grabada. Pero si, el fin de año aqui me recuerda a st joan y a las fiestas de sitges que me encantan. Si quieres cambiamos eh 😉

      Me gusta

  5. Jo LAI!!! Qué entrada más bonita y qué emotiva. Me has emocionado.
    Leo lo que escribes y me veo reflejada en muchas cosas, pero no yo personalmente, si no mi marido. El cambió todo lo que cuentas por unas Navidades eternas de las nuestras. Dejó a un lado el calor de Diciembre para adentrarse en el invierno gélido de Asturias.
    Algún año fuimos a su país por estas fechas y yo estaba completamente descolocada. No eran navidades para mí. Les faltaba justamente lo que dices, la magia.
    No entiendo una Navidad con calor y piscina. Necesito frío, chimenea, comida abundante, luces, castañas asadas…
    Este año en el Norte no hace frío en esta época. Ayer mismo teníamos 20 grados. Atípico. Aún estando en el lugar adecuado, el clima consigue desorientarme. Las Navidades sin frío no son Navidades.
    Vuelve a casa, como el Almendro. Métete en una maleta y ven!!!!
    Un beso enorme y gélido a la distancia!

    Le gusta a 1 persona

  6. bonitas palabras .. si que tiene que ser raro pasar calor en Navidad! Yo por suerte paso la semana de Navidad en España, pero estar a caballo entre dos países es complicado y tenemos que hacer “el pino” para cuadrar las cosas … Las niñas están emocionadas con Father Christmas, creo que para los ingleses es el día más importante del año, llevamos toooodo el mes celebrando la Navidad, pero en España no teníamos Papá Noel, así que la mayor se encarga de dejarle una carta a papá noel donde le dice claro y grande que estamos en Asturias… Luego en España tendremos que ir a buscar al paje real para dejar la carta de los reyes, donde de nuevo dejará bien grande escrito “estamos en Manchester” porque aquí el día de reyes ya hay cole, así que encima lo tenemos que adelantar!!! La mayor todavía tiene media idea de los reyes, pero la pequeña no y me da mucha pena!!! Pero intentamos unir las tradiciones y le dejaremos las zapatillas y la leche y las galletas a los reyes igual!

    Me gusta

    • Nosotras tambien hacemos reyes aunque la mayor me pregunta como pueden llegar de la cabalgata que ve por la tele hasta chile en una noche! Pero lo mantenemos todo a ver si algun año podemos llevarlas a la cabalgata. Eso de que en reyes haya clase es un bajon! Porque no estais ni alli para la de alli ni en españa para reyes! Es un follon!

      Le gusta a 1 persona

  7. Ai Lai como te comprendo. Yo nunca disfrute de la Navidad hasta que fui mamá (excepto de la cabalgata) y de golpe esas tradiciones que menospreciaba pasaron a ser indispensables par mí, y al poco de empezar a disfrutarlas con mis peques nos tuvimos que ir. Y si bien he dejado de estar triste en Sant Jordi, en la castañada, en Sant Joan, la Navidad sigue siendo mi punto flaco y eso que cada año venimos a Barcelona, o Colombia de vez en cuando, pero nunca estamos para la cabalgata de Reyes que es mi tradición preferida. Y cada año siento que la Navidad se me ha quedado a medias, que nos vamos en lo mejor, es como irte del cine 10 minutos antes de que acabe la película.
    Pero a pesar de todo tus hijas están viviendo unas Navidades mágicas con la llegada de esa caja llena de amor, con esas manualidades, la barbacoa al lado de la piscina y el viejo pascuero a punto de desintegrarse del calor. Un saludo y Feliz Navidad!

    Le gusta a 1 persona

    • Es que se verdad que la cabalgata de reyes y todo lo que envuelve tiene tanta magia aue deberia ser obligatorio en todo el mundo! Te entiendo perfectamente. A mi por las niñas es eso lo que me falta. Porque el viejo pascuelo y papa noel al fin y al cabo es lo mismo pero con pantalon corto pero los reyes! Los reyes son imprescindibles! Disfruta las navidades en casa 😉

      Me gusta

  8. La verdad es que debe ser raro pasar así o Navidad sobre todo con el calor y que no te entra nada de turrón a no ser que sea helado. Yo este año estoy un poco choff también, puse el árbol de Navidad sola porque mi marido estaba trabajando y quería dar una sorpresa y me acordé cuando lo hacía con mi madre y lo mucho que me gustaba . Desde que mi hermano se fue de casa hace ya 14 años no lo quiso poner más y me fastidia . Pequeños detalles pero que se recuerdan siempre . Aún así feliz Navidad !
    Besotes

    Le gusta a 1 persona

  9. A mi me pasa justo lo contrario, es un horror la Navidad con frío. Hecho de menos el 25 despertarme e irme a la playa. Y el 31 irme de vacaciones con los amigos dos semanas a la playa!! Que ganas de ver a la familia en Navidad…es lo que tiene vivir lejos 😦

    Le gusta a 1 persona

¿me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s