una manita…

El tiempo pasa muy rápido cuando quieres detenerlo. Te miro y no puedo creer que seas ya una pequeña personita, tan tú,, cuando hace nada estabas en mis brazos, llora que te llora.

5 años ya. Y este post cumpleañero lleva mucho tiempo en el horno, como nuestros queques. No sabía cómo empezarlo, cómo seguirlo, cómo terminarlo. ¿Qué te escribo hoy? ¿Cómo lo celebro desde el blog? No puede ser cualquier tema, no puede ser de cualquier manera. Este es tu día. Y la inspiración brillaba por su ausencia.

Qué presión.

Si este post fuera un borrador escrito a mano, como antaño, estaría lleno de tachones, y habría una papelera llena de “versiones anteriores”. Así que he decidido no pensarlo. No voy a pensar que escribir, lo voy a escribir sin más. Así que cierro los ojos, y pienso en ti.

y veo esa sonrisa que te ilumina la cara y te hace brillar los ojos

te escucho decirme “a que casa me llevas hoy mami?”

te veo haciendo inventos: montando cines, mezclando ingredientes en un vaso, haciendo magia

te escucho con tus preguntas, con tus “mami te digo algo”, “mami mírame…pero mirame todo el rato…¿me miras mami?”

te veo moverte sin parar ni 5 segundos quieta

te veo cambiando de juego cada 2 por 3, porque lo tuyo no es estarte quieta, eso lo tengo claro

te escucho decir “hermana! chiqui! me persigues?

te veo con la bici por casa, intentando sortear obstáculos

te escucho decir desde la otra punta del piso “mami ven que estoy solaaa”

te veo estirada en el puf del salón durmiéndote mientras escuchas los mismos cuentos cada noche

te escucho “iaia quiero jugo fuchimarce”

te veo como aprendes a dibujar, moldear y escribir

te escucho reirte…y me contagias

me veo mirarte con la sonrisa torcida cuando sé que has hecho algo mal o has soltado alguna mentirijilla…

y te veo como no aguantas la mirada y se te escapa la risa y dices “vaaaaale, no lo hare masssss”

Pienso en ti y puedo sentir la emoción que llevas dentro en este momento, que hace que no pares de hablar ni de moverte en todo el día, aun más de lo normal, que hace que no te quedes dormida hasta tarde y que sueñes en voz alta por la noche. Porque llevas un año esperando este día, con ansia, con impaciencia, con emoción. Porque llevas tachando los días en el calendario todo el mes, gritando de emoción los días que faltaban. Y te pasará volando. Lo celebres una, dos o tres veces, tu cumpleaños te pasará volando. Y será una descarga de adrenalina, una montaña rusa de emociones, un disfrutar cada momento del día. Pero te pasará volando. Y pasado mañana me dirás “mamá, cuanto falta para mi cumpleaños?” Así hiciste el año pasado y no espero menos de este. Llevas todo el año anunciando que vas a cumplir 5.

Así eres tú.

Así que terminaré pronto el post para irme celebrar contigo esos 5 años que cumples. Para dejarme contagiar por tu emoción. Una manita de años, o de goles, como se dice en el fútbol, llena de goles. Porque:

5-0 nos ganas en energía, en velocidad

5-0 le ganas tú a ese terremoto que remeció Chile y te acompañó en tu nacimiento.

5-0 nos ganas en capacidad de hablar (sin parar casi ni para respirar.)

5-0 nos ganas en ternura, en encariñarse (aunque por tímida la gente no lo vea)

, 5-0 nos ganas en inventiva e imaginación (tus inventos no tienen limite)

5-0 nos ganas en memoria (un peligro es decir algo delante tuyo)

Nos ganas en todo sentido. Y nos has metido muchos más goles en estos 5 años. Porque tu nos estrenaste como padres, fuiste quien nos enseñó que la maternidad no es como te la cuentan, es más dura, pero más bonita, más intensa, pero más imprescindible. Tu nos quitaste las siestas y el quedarse hasta media mañana en la cama, pero nos contagiaste de tu energía para no que no nos cansemos nunca. Naciste rompiendo moldes, para que aprendiéramos a no creer todo lo que dicen los libros, y menos a los consejos gratuitos.

Contigo estudiamos el curso de padres primerizos. Nos equivocamos, pero nos perdonaste. De tu mano empezamos la carrera de la bimaternidad, y no seguimos equivocando pero nos sigues perdonando. Y nos ayudas. Y a veces nos haces ver que nos comprendes de tal manera que me dejas atónita.

Tú me ayudaste a darme cuenta de cuales eran mis nuevas prioridades. Como tu dices, “soy la ayudante de mamá para todo”.

Tú, esa pequeñita que nació con el ceño fruncido, cumples 5 años.

Pásalo bien este día, este fin de semana, disfruta de tu protagonismo absoluto (si tu hermana te deja). Disfruta de todas esas cosas que has preparado para este día. Disfruta tú día.

Ya sabes que te queremos mucho! A celebrar se ha dicho!!!

suscribete

23 comentarios en “una manita…

  1. Pingback: Los mejores 6 años | Asi piensa una mamá

  2. Pingback: Mi 2015 en imágenes | Asi piensa una mamá

  3. Pingback: ¿Por qué vale la pena? | Asi piensa una mamá

¿me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s