Cuando el dormir es TEMA

Perdonad que repita tema en tan poco tiempo pero…es que dormir en casa…es TEMA.

Eso de que cuando te conviertes en madre dejas de dormir te lo deja claro TODO (literalmente todo) el mundo con el que te cruzas dos palabras durante el embarazo. Al principio, sobretodo en tu embarazo primerizo, no te lo crees del todo.

Sí, sabes que un bebé come a menudo pero en las fotos salen todos durmiendo…¿no? deben dormir entre tomas y así dormirás tu…no debería ser tan grave. Porque todos están exagerando ¿verdaaad?

La respuesta a esta pregunta la tiene todo el que ha tenido un bebé en casa. No. No exageraban. De hecho, no te lo contaban todo. No te decían lo largos que se hacen los días, como se pega la noche y el día y pierdes la noción del tiempo. Que los bebés a veces no dan descanso, aunque tú lo necesites. Tu bebé cumplirá tres meses y si tienes suerte, ya dormirá toda la noche. o quizás cumplirá dos años y aun seguirá despertando varias veces. Lo que va a durar nadie lo sabe, pero que los primeros meses uno no duerme “ná de ná” creo que nos ha pasado a todos.

Hace unos días os contaba de los desvelos nocturnos que sufrimos por casa…de vez en cuando. Justo después llegaba a mis manos la revista Edukame de este mes.

Y trataba del sueño! Con las niñas creciditas y habiéndome rendido a las beneficios del colecho hace tiempo, lo leí porque es un tema que siempre me ha generado curiosidad. Me leí la introducción….y me encantó el enfoque. Os dejo una frase:

“La idea de que el hijo debe aprender a dormir parte de la creencia de que el bebé llega al mundo desprovisto de recursos. Que todo lo aprende después de nacer…y se ignoran los aprendizajes que el bebé trae de su instancia en el útero materno, entre los que cuenta el saber dormir “

Incluyo esta frase porque no hace mucho me encontraba formando parte de una conversación en la que un papá reciente, con un bebé de apenas un mes, me decía que los bebés nacen sin nada programado, que uno debe moldearlos al gusto. Por eso, ellos habían decidido desde el primer día dar de comer al bebé cada 4 horas, por mucho que llorara antes, y que si lloraba por la noche y no le tocaba comer, le dejaban llorar para que supiera que llorando no se consigue nada. Ese día me mordí la lengua, porque mis creencias, mis opiniones, mi sentido de madre me aleja tanto de esa postura que no quise ni entrar en el tema. Solo el dije que mi opinión era otra y que leyera sobre las diferentes posturas sobre el tema. Pero me dejó impactada el comentario.

Solo con el prólogo me tenían ganada la lectura. Además, empiezan avisando que es una guía tanto para padres que practican el colecho como familias que duermen cada uno en su habitación. Y diferencian las guías para ayudar al bebé a dormir mejor de las que enseñan al bebé a dormir. Así pues, he decidido hacer examen de lo que hemos pasado en casa, mientras leo la revista:

“Cuando el bebé o niño se siente seguro emocionalmente, puede poner en marcha sus propios recursos para dormirse o para recuperar el sueño de nuevo”

Esta frase me hizo sentarme a pensar cómo debía sentirse mi terremoto mayor como bebé. Ella con quien estábamos aprendiendo, con la que estábamos escuchando opiniones de distintas “tendencias”, ella con la que probamos un poco de todo. Con 4 años si se desvela aun intenta que le hables, la entretengas, y esperes a que se duerma para dormirte tu; pero hay días en que consigue dormirse sola, apretándose entre nosotros. En cambio, la enana siempre se ha sentido segura, se le ve, se percibe, y ella ha tenido muchos desvelos, pero también se duerme sola la mayoría de las veces. Si tiene sed, le das algo para beber, y ella lo bebe, deja el vaso a un lado, y se duerme tranquilamente. Y si se desvela mucho, puedes ponerle un rato la tele, pero se duerme sola también. Ha llegado a estar desvelada más de dos horas, en las que solo me despertaba porque se había apagado la tele o tenía más sed.

“Tu hijo necesita saber que tú estás ahí”

Totalmente cierto. Terremoto mayor puede dormir plácidamente incluso 12 horas, siempre que haya alguien más en la habitación. Puede dormirse en el sofá con una cena de 20 personas, que no se moverá ni un milímetro. Pero prueba a dejarla sola en una habitación. Los despertares van a ser casi inmediatos, y continuos. Le da terror la posibilidad de quedarse sola en casa. La prueba es que por las mañanas, ahora que ella está de vacaciones pero los demás madrugamos, no se despierta mientras nos vestimos, duchamos, arreglamos (ni siquiera cuando se hermana se queja, enciende la tele, salta, grita, etc…) pero es salir por la puerta y quedarse sola con su abuela…y ¡zas! ojos como platos. Y siempre tenderá a llamar para que vengan a buscarla en vez de salir a buscarte.

La enana tiene distinta concepción de cercanía. Puede estar sola en nuestra habitación, pues sabe que se baja de la cama y nos puede ir a buscar al salón; ella sabe que en casa sola no está.

“colocas suavemente tus manos sobre tu bebé…”

Esto si me ha dejado sorprendida! Nunca lo había leído en ningún sitio! Y es lo que yo hago! Pasados los 8 meses, siempre es mi primera opción ponerles la mano en la espalda, acariciarles el pelo, estirarme a su lado, sin levantarlas.

La revista repasa por meses lo que suele darse en bebés, y me gusta que recalquen esa época después de los 6 meses en que los bebes vuelven a dormir mal y no es por caprichosos, es propio de su evolución.

Poco a poco, este tiempo de no dormir pasa y poco a poco (algunos antes, algunos más tarde) todos los niños duermen toda la noche. Nosotros hemos pasado por mal dormir por ser bebés, por alergias al calor (que aun persisten), por terrores nocturnos (algún día os cuento en detalle) y ahora estamos en una fase de somniloquia. En casa desde que somos padres “el dormir es TEMA”

También tenemos niñas que pueden dormirse a las 22 o quedar rendidas a las 19, algo a lo que nos adaptamos, por lo que os dejo con esta frase que rescato de la revista:

“no seáis estrictos con los horarios pues os pondrán tensos y así no podréis escucharlo emocionalmente para ayudarle.

Ofreced seguridad en las rutinas pero sin rigidez.”

Muy recomendable la revista. Además, este número incluye un cuento “el niño que no sabía dormir” que a mi terremoto mayor le encantó, y una guía para escuchar el sueño emocionalmente que me pareció genial.

dormir-3_0

Como siempre, más información aquí; el cuento es genial…y sobretodo…el folleto de escuchar el sueño emocionalmente da en el clavo.

bloglovin laia

16 comentarios en “Cuando el dormir es TEMA

  1. Pingback: les xerrades poc “objectives” | Asi piensa una mamá

  2. Pingback: ¿Terror nocturno o pesadilla? | Asi piensa una mamá

  3. Pingback: En mi cama somos 4 | Asi piensa una mamá

  4. Pingback: La vida en sueños… | Asi piensa una mamá

  5. pues yo este mes voy a ser mamá y ostras!! Lo que dices al princípio, totalmente de acuerdo! Todo el mundo, pero tooodo el mundo me dice que lo de dormir mi siesta y todo lo relacionado con dormir más de una hora se va a acabar. Y yo pensando que exageran, que seguro que hay algún hueco o momento… La verdad la fase de sueño nocturno me aterra, más que nada por el hecho de que sé que yo no voy a volver a dormir en unos cuantos meses! Aunque desde hace varios meses, eso de dormir las noches del tirón se me acabó por las más que frecuentes visitas al baño…Sin exagerarte a cada hora!!! Será así también cuando nazca mi pequeña?

    Me gusta

    • Pues las visitas al baño no, pero las mudas y la teta si! Hay niños de todo. Conozco mamas cuyos niños de duermen unas buenas siestas y ellas aprovechan. A mi es que las mias me han salido farreras. Tu tranquila, disfruta esta etapa y descansa cuando tu hija duerma. Al principio es agotador pero poco a poco el cuerpo se acostumbra. Un abrazo y que vaya muy bien la llegada de la peque!!!

      Me gusta

  6. Tu amigo tiene razón en que a los niños se les moldea muy fácilmente: nacen como fierecillas y se convierten poco a poco en personas con un lenguaje y unas normas culturales, la de la familia en la que han nacido. Eso es algo que cualquier con un hijo es capaz de notar sin hacer mucho esfuerzo. Ahora, de ahí a pretender que ese proceso pase en el primer mes de vida del pichón, que no sea algo progresivo, y que para lograrlo en tiempo record se deje al niño pasar hambre, frío, sueño, dolor, o lo que sea “porque se tiene que acostumbrar” me parece una barbaridad como la copa de un pino. Los niños también necesitan “acostumbrarse” a que se les de cariño, respeto, protección, a saber que sus padres van a estar ahí de forma incondicional… Y seguramente ambos adiestramientos son incompatibles en muchos puntos. Pero en fin. Cuánto cuesta morderse la lengua en estas situaciones!!

    Me gusta

  7. Me siento una privilegiada respecto a este tema! Tengo la suerte de que mi mayor (2 años y 11 meses) durmio desde el primer mes practimente la noche del tiron y si se despierta le oyes hablar o jugar hasta que se duerme en su habitacion, y si por lo que sea nos necesita viene a nuestra habitacion y se mete entre nosotros dos sin molestarnos, que me he llevado cada susto cuando me lo encuentro cual fantasmita a mi lado… El pequeño exige que lo acuestes hacia las 9, 10 como muy tarde, se queda dormido con musica como nanas clasicas instrumentales (el mayor tambien, los acostumbramos desde bebes y los relaja) y solo se despierta para mamar 2 veces durante la noche, pero practicamente sin molestar y se vuelve a dormir en cuanto su cabecita toca la almohada de su cunita si no antes…

    Cada niño es un mundo…

    Me ha encantado tu post, y no se yo si me hubiese podido contener de decirle algo a ese padre primerizo…

    Besos

    Me gusta

    • Pero bego! Que suerte tienes!!! Yo quiero hijos que duerman asi de bien 🙂 contenerse es dificil…dificiliiiisimo…pero.no quise entrar en polemica y aqui las ideas son distintas en una gran mayoria. Me alegro que te haya gustado el.post. gracias por dejar un comentario 🙂 besos!

      Me gusta

  8. Es un tema complicado. Por un lado está toda la información que hay y que compruebas con horror que en el caso de cada unx de nosotrxs no funciona. Por otro lado está la tortura de la falta de sueño que te hace transformarte en lo que tú realmente no eres.
    He comprobado también en mi propria piel lo de: tu hijx quiere comprobar que estás allí por si le pasa algo. Mi niña se ha tirado 2 semanas comprobándolo, noche a noche, 3 o 4 veces (sin estar mala, ni molestarle los dientes). Lo peor es ponerse nervioso por la falta de sueño ya que se transmite. Lo mejor, cargarse de paciencia y atenderle ya que así se tranquiliza y se duerme por el proprio cansancio. En mi caso fue así. Me costo 1 noche entenderlo y confirmarlo con la lectura del libro de Rosa Jové, referente a este tema.
    Yo creo que no es que aprendan a dormir, según los especialistas es tema de maduración del cerebro sino que más bien aprenden o se hacen a la idea de que están seguros, que no les va a pasar nada.
    Muchos ánimos a todos los papis! Salimos de estas también!!!
    Un abrazo Laia,
    Cosmina

    Me gusta

¿me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s