De bares y copas; de parques y toboganes

Hablando con un amigo el otro día, me decía que había quedado para tomar una copa en la terraza de Tamariu. Y me lo decía, tan tranquilo, como quien me cuenta que se va de compras al Corte Inglés, confiando que yo, por mucho que lleve 8 años viviendo fuera, tengo que saber de qué está hablando. Pero no. No tengo ni idea. Puede estar tomándose una copa en Tamariu, Girona, o en un bar que desconozco en la calle Tamariu en Barcelona.

Entonces, reacción típica de un viernes, 9 de la noche y yo luchando por dormir a las pequeñas fieras u no quedarme dormida detrás….me entra el pánico. El pánico tonto de pararme a pensar en como a cambiado mi vida en 8 años, o menos! Hace no tanto yo conocía los bares y las zonas por donde se salía…ahora no tengo la menor idea…pero es que ni la menor idea.

Eso si, te podría decir donde están los mejores parques, aquí o en Barcelona, aquellos que están escondidos, los que tienen de todo, los que están más limpios, o más sucios, las actividades para ir con niños los fines de semana, la película o serie infantil de moda, sitios donde puedes ir a merendar…en fin…

Sí. También es verdad que el pánico no es para tanto. Hace 8 años que no vivo en Barcelona, voy en promedio una vez al año…y bien podría estar totalmente fuera “de onda”. Pero no es solamente eso. Entre los 25 y los 35, para aquellos que decidimos formar familia…da igual si vivimos a 13.000 km o encima de la disco de moda…probablemente no tengamos ni idea de cual sea (sí, hay padres mejor organizados que yo que consiguen mantener el ritmo fiestero y levantarse y atender a sus hijos después..yo no los conozco pero ya podrían presentármelos y enseñarme como se hace) Es como si nos metieran en un túnel del tiempo y, sin enterarnos mucho de como, entramos en una discoteca y salimos con dos críos abrazados a las piernas.

A veces, cuando estás cansado, muy cansado, más cansado de lo que estás todos los días, tan cansado que querrías pausar el mundo paternal y echarte en una playa del caribe…o salir cuatro días seguidos de fiesta (y volver a esa época en que las preocupaciones te parecían gigantes y ahora te das cuenta que eran…un poco bastante menos gigantes de lo que parecían). Entonces puedes tener una crisis, una de esas como las tienen los que no les gusta cambiar de década…¿Qué me ha pasado? ¿No se podía compaginar las dos cosas? ¿No se puede hacer todo?

Pues no. es muy dificil.

Claro que puedes salir de vez en cuando, a cenar o tomar algo, claro que puedes salir de fiesta con amigos (buscando canguro o turnándote con el padre) y llegar a las cuatro de la mañana…pero no es lo mismo. No puedes dormir hasta la hora de comer y levantarte lo justo para picar algo y dormirte una siesta. No no, tendrás un despertador a las 7…un despertador bien energético que habrá dormido 8 horas…o 12…y querrá que te levantes con energía a jugar!!!! Eso, o se habrá despertado 20 veces desde que llegaste de la fiesta…que también me ha pasado.

I después de una larga semana de trabajo, con los niños y todo lo demás, un viernes probablemente tengas mas ganas de sentarte a ver una peli…o dormirte temprano y coger energías para el sábado y domingo, que es cuando la casa más energía tiene.

Asi que. Seamos valientes. Asumamoslo. Entre los 25 y los 35 se produce un poco de choque entre tu grupo de amigos. Estan los que, como tu, van formando familia, y veis como los temas de sobremesa van cambiando de fiestas, viajes y bares de copas; pasando por bodas y nacimientos; a marcas de cochecitos, juguetes, consejos, planes en familia, etc…y cada vez sois más alrededor de la mesa. Y mola. Uno se siente acompañado.

(si eres el primero, la transición no es fácil! pero todo llega! 🙂 algún día lo explicaré con más detalle)

Y los que no forman familia durante esta etapa, te escucharan hablar en chino cuando cometan el error de preguntarte por los niños (si son mujeres una parte de la conversación si les gustará…o no)…y después te hablarán con tranquilidad de sus últimos planes (fiestas, viajes, compras, ligues, conquistas) y los escucharás con añoranza.

Porque sí, te mola tu vida de madre y estar con tus hijos y no lo cambiarías por nada del mundo, pero cuando oyes hablar de fiestas y viajes a la playa y mañanas de compras y dormir hasta tarde…cierras los ojos y por un segundo…envidias a la persona que tienes delante.

Nos hacemos mayores! Y tener pequeños en casa, y estas conversaciones cruzadas son la mejor manera de darse cuenta. A mi supongo que me pasa mucho más cuando viajo a casa una vez al año, y cada vez hay más niños, y las quedadas y los temas van cambiando. Pero también hay amigos solteros que me cuentan sus experiencias. Podemos extrañar un poquito esa época, algunos días. Sobretodo esos días en que no has dormido, en que el cansancio es un estado no una sensación, y que el caos reina en tu casa y en tu vida. no pasa nada por extrañar esa época.

Jo tengo una terapia cuando me pasa algo así…entrar a casa, y observar lo que pasa…recibir abrazos y besos al entrar, mirar a las niñas, jugar con ellas, escuchar las cosas que explican o intentan explicar, rearme con algo que dicen, descubrir algo nuevo que hacen…y se me olvida. Ya no me acuerdo que venia añorando alguna otra época. Y me encanta el presente…y me sumerjo en el caos.

Ni bares ni copas, ara me tocan parques y toboganes!!

IMG_4839

4 comentarios en “De bares y copas; de parques y toboganes

  1. Sí yo también tengo días en los que pienso que he hecho yo para merecerme esto, jajaaj. Antes de tener hijos entendía que hubiera gente que no quisiera tenerlos nunca, pero ahora no sólo los entiendo sino que a veces pienso que por qué no fui de ese grupo, por qué tengo que ser del grupo familia, por qué. Claro que la respuesta es porque siempre soñé con tener una familia. Así que como dice mi madre quien ajos quiere, ajos come.

    Me gusta

  2. Lindo post, y es verdad, yo me tarde un poco mas en dejar la fiesta, pues si haces cálculos tengo unos 8 o 9 añitos mas que tu y mis pequeños absorben toda la energía, entre el trabajo y los chicos…Dios!!! hay veces que quiero salir corriendo y tomar un break, pero no… aqui sigo y feliz por mis dos retoños que llenan todo, sobre todo con un preadolescente en casa, hay días que bueno….HELP!!! jajajaja

    Saludos.

    Me gusta

¿me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s