Esa recarga de energía

En este post voy a dejar colgada la chaqueta de madre, y me voy a poner la mía. Porque aunque el titulo podría hacer relación a muchas cosas que tienen que ver con la maternidad, hoy no es el tema.

Hoy el tema es ese momento en el año en que disfruto como niña, ese día en que siento que recargo las pilas sin hacer nada en particular, uno de esos momentos en los que sonrío sin tener motivo. Uno de esos momentos en los que soy feliz…porque sí, y punto.

¿Y qué momento es ese? el momento (laaaargo) en el que bajo del avión en El Prat, recorro el camino hasta las cintas de maletas, cruzo el portal donde las familias esperan a los pasajeros (ese momento tiene cierta nostalgía, pero hoy no vamos a empañar el post con temas tristes), me reencuentro con los familiares o amigos que han podido venir a buscarnos, cruzo la puerta y respiro…ese aire que a mi me huele a mar solo por tener una humedad del 80%, ese aire que si es enero me hiela hasta los huesos pero yo lo siento revitalizante, y si es agosto me hace sudar en 30 segundos pero yo lo encuentro…¿humectante? Y esa sensación se extiende milagrosamente hasta el momento que me pongo a hacer las maletas para volver, que llega la morriña (pero hemos dicho que hoy no toca morriña)

Y es que no hay nada como estar en casa. Porque esta siempre va a ser mi casa. aunque la ciudad cambie, aunque solamente pueda recorrerla unos días al año, aunque la eche tanto de menos durante tantos meses, aunque mis antiguas rutinas parezcan a años luz de distancia. Porque esta ciudad es mi ciudad y todo me parece bien en ella, porque están mis amigos (aunque algunos vivan en otra parte), porque es un momento de reencuentros, de reuniones, de visitas, de recorrer, de enseñarles a mis hijas cada vez más rincones de la ciudad. De vivir la ciudad con ellas.

Es mi momento del año.

Por eso, desde un par de meses antes, aunque tenga mil cosas en la cabeza, mil cosas que hacer, aunque tenga mucho trabajo o las niñas me agoten…me descubro sonriendo en cualquier momento y cualquier lugar…porque me ha venido a la cabeza que se acerca el viaje, y em pongo a pensar en todas las personas que veré y las cosas que haremos. Y me encanta ese proceso…esas sonrisas espontáneas, esos nervios de impaciencia, ese querer quedarme para siempre y no solo dos semanas, esa felicidad que sale instantánea cuando piso el aeropuerto del Prat (en realidad es antes, cuando siento que el avión da la vuelta y veo el Mar…) y que me llena todos y cada uno de los momentos que alli paso.

Es mi momento del año, y quiero compartirlo con mi familia, para que sea su momento del año. Mi hija mayor disfruta de estas visitas casi tanto como yo, está casi tan impaciente como yo..y me encanta, no sabeis como me encanta. Allá vamos!!!

4 comentarios en “Esa recarga de energía

  1. Pingback: Nostalgia cruzadas, paisajes conocidos | Asi piensa una mamá

  2. Pingback: Sueña sueña… | Asi piensa una mamá

  3. Pingback: Hoy compartimos…tiempo de verano | Asi piensa una mamá

  4. Pingback: Aparcando el oasis | Asi piensa una mamá

¿me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s