Ansiedades que van y vienen

Hace unos años vivimos una experiencia relacionada con la ansiedad en niños pequeños, que os contaba en este post.

De un día para otro, sin que sepamos claramente porqué, Terremoto mayor le tenía terror a comer, sentía que se ahogaba cada vez que intentaba tragar, masticar era un suplicio porque su mente le decía que se iba a ahogar si tragaba. Ella tenía 5 años, y pasamos dos meses en los que no comió nada sólido, se alimentaba de líquidos, leche, zumo, yogur.

Hicieron falta desesperos, paciencia, tiempo y varios otros recursos para superar ese episodio. Conté cómo fuimos dejándolo atrás en este relato. Pasados ya unos cuantos años, lo dábamos por superado, olvidado. Ella siempre recordó ese episodio, pero como algo superado, hacia referencia a ese trauma que había tenido y había logrado superar. Aunque sí le quedó la prudencia al comer, por ejemplo no saltar con comida en la boca o correr y comer a la vez.

no-comer-miedo-tragar

Pero el año pasado, pasada una larguísima cuarentena, cuando empezamos a volver a salir, terremoto mayor empezó a comer menos. Hasta que un día nos encontramos con un recuerdo conocido. La comida que se mastica y mastica pero no se traga, y ese silencio que expresa mucho más que unas palabras. El miedo había vuelto. La ansiedad; por el covid, por el encierro, por salir y contagiarse, por este nuevo mundo con mascarilla, por qué se yo, algo había activado ese sensor de nuevo.

Esta vez no fue tan “fácil” llevar el proceso de no comer. Los años han pasado, ella tiene más conciencia, es más mayor, lo que uno pensaría que puede ayudar, pero el no comer era no comer absolutamente nada, apenas agua. Consciente de que no podía dejar de comer, expresaba claramente que no podía. Es terrible escucharla decir: “tengo hambre, tengo sed, sé que tengo que comer, pero siento que tengo la garganta cerrada y me ahogo si como”. Eso, cuando lograba decir algo, porque pasaba la mayor parte del día callada. Ella, que no deja de hablar en todo el día, estaba en silencio.

angustia-niña
Imagen de Pixabay

Por supuesto, tres días y estaba casi deshidratada. Antes que eso sucediera, terminamos en el hospital, donde con todo mi respeto por la profesión, aprendí que es muy dificil ver la situación macro cuando no la conoces al detalle. En el paso por urgencias, ella fue diagnosticada con un reconocimiento de 20 minutos con anorexia y mutismo. Ella, que cuando come, come todo el día. Ella, que cuando está en confianza, habla todo el día.

De ahí, era todo un camino sin vuelta atrás ni alternativas: más exámenes y toma obligada de ansiolíticos a largo plazo, antes incluso de tener los exámenes. Y yo pensaba, si solo tiene 10 años!

Después de hidratarla y comprobar que comía sin problema, el tema se fue relajando. Una conversación con el psiquiatra del centro, que descartó el mutismo de forma rotunda, ayudó a ir eliminando esos diagnósticos iniciales. Pero fue dada de alta con la indicación de tomar ansiolíticos, eso sí, la mediación parecía obligatoria.

Pidiendo segundas opiniones, decidimos que los ansiolíticos podían ser el plan s.o.s, pero queríamos ver los exámenes primero. Tomó flores de bach, y estuvo tensa unos días, pues tenía miedo que le volviera esa sensación y no poder controlarlo.

Pero hubo algo que tuvimos claro. Tenía que volver con sus ejercicios de respiración. Ella hacía conmigo las clases de yoga, pero con la pandemia, eso quedó descartado y se nos olvidó seguirlas en casa. No era tan entretenido siendo tan poquitos… Ante este nuevo episodio, tuve claro que esa era una tarea que debía seguir: enseñarle a respirar, a meditar, a buscar la calma en si misma. De esta manera, los días que pudiera estar más intranquila, más ansiosa, ella misma podría ayudarse a regular, para no llegar de nuevo a episodios así.

El tiempo ha ido pasando, la vuelta al exterior aunque fue temporal, ayudó a relajar los nervios, y cada vez veo más internalizado en ella el buscar esos recursos. Recurrir a la respiración para calmarse cuando tiene un mal día o se angustia por una noticia. Porque la ansiedad, al fin y al cabo, no es tema solo de adultos. Es una tarea a largo plazo, pues estoy segura que el camino es un sube y baja, pero paso a paso vamos recorriendo el camino.

Por eso, una vez más y tras ver la cantidad de casos y consultas que han surgido del post anterior, quiero compartir este episodio, para que quienes pasen por lo mismo sepan que puede pasar de nuevo, pero también recalcar de nuevo la importancia que tiene para los niños el poder conocer estas técnicas de relajación, mindfulness o yoga, para poder buscar la calma en el interior cuando no la encuentran afuera.

suscribete blog asi piensa una mama

27 comentarios en “Ansiedades que van y vienen

  1. Que difícil y lo que se sufre. Mi hija de 9 años, nos acaba de confesar, que le da miedo tragar, que es que no puede. Ayer no cenó y hoy no quiso comer. Hace dos meses sufrió un episodio de atragantamiento con un calamar y fue bastante traumático.
    He leído tu post y lo agradezco mucho. Nos pondremos manos a la obra y consultare con su pediatra, pero sobretodo como comentas paciencia y comprensión, y ya estoy averiguando sobre actividades de relajación que le vendrá muy bien
    A ver cómo sigue todo esto, asustada pero seguro que lo conseguimos.
    Gracias nuevamente por contar ti experiencia

    Le gusta a 1 persona

  2. Hola! Muchas gracias por compartir tu historia. Hace poco pasamos por la misma situación con mi hija de 6 años. Decía que le daba miedo atorarse con la comida y que sentía que se le quedaba en la garganta. Pasamos por todos los estados emocionales de rabia, tristeza, dolor, desesperación, angustia, y en verdad la calma es la mejor solución. Ahora aunque todavía se demora comiendo porque mastica mucho cada bocado, ya se termina todo lo del plato en especial cuando ella ayuda a preparar la comida! 🙂 Esperamos seguir mejorando y superando juntos esta situación. Chao

    Le gusta a 1 persona

  3. Hola, acabo de encontrar este blog y es casi un respiro pero también me está causando preocupación, tengo dos mellizas de 3 años, apenas cumplieron en marzo 3 años y es ahí que inicio todo el cambio en casa, hasta ese momento todo era armonía en la hora de la comida pero una de ellas empezó a dejar de pasar los alimentos sobre todo la carne y nosotros como papas le iniciamos a presionar y al final ella se
    Canso y quería bajar de la mesa y escapar hacia su cuarto, al inicio nos equivocamos pero sacamos cita con la pediatra me dijo que era solo una etapa etc.. ya estaba mejorando y luego de dos semanas les vino la tos y su hermana vomitaba después de comer porque tenía mucho catarro y ahí volvió e nuevo y con más fuerza el hecho de no comer no tomar leche( que ahora toma una especial al chocolate solo ella con más vitaminas) bueno ahora la situación volvió y come lo que quiere ( papistas fritas, chocolate etc) pero la comida da un bocón y lo tiene en boca que no pasa ni con agua, se llena toda de saliva y no traga, yo me estoy desesperando aunque no quiero hacerle notar.
    Ahora leí algunos consejos pero solo pido a Dios que todo esto pase..

    Le gusta a 1 persona

  4. Hola! Hace unos meses mí hijo presenció a mí mamá atragantarse con comida y desde ese momento empezó a tener miedo a comer, lloraba, se le hacía muy difícil el sentarse a comer. Bajo inclusive de peso. Con mí esposo intentamos de todo. Estuvimos investigando en internet, consultamos con mucha gente. Pasamos por muchas etapas, nos sentíamos desesperados. Hoy les escribo porque gracias a Dios encontré una manera de que él se sintiera más seguro al tragar. Y creo que tal vez a alguien que pueda leer esto le pueda llegar a funcionar como a mí. Ya que todo esto es de origen mental ( en el caso de mí hijo su parte fisiológica estaba completamente normal) se me ocurrió crear un “remedio” para ayudarlo a crear más confienza en si mismo y perder ese miedo. Lo que hice fue comprar un frasco con gotero vacío y en el puse agua, edulcorante y unas gotitas de vainilla. Le explicamos que era un remedio que me había dado en este caso mí cuñada que había usado con mí sobrina. Le explicamos que las gotas la habían curado y que tan solo con unas gotitas antes de las comidas hacía efecto y podía comer sin sentir que la garganta se le cerraba. La primera vez que le dimos le costó confiar en las gotas. Pero al otro día de empezar con esas gotas ficticias empezó a comer!! ( No lo hizo como antes pero la mejoría era muy notoria!) Y de a poco está agarrando más confianza y come más y mejor. Nosotros le explicamos igual que las gotas son un tratamiento y que cuando mejore de a poco el ya no las va a necesitar. Espero que a alguien pueda servirle está técnica. Abrazo apretado y fuerzas desde Uruguay! Nadia

    Le gusta a 1 persona

  5. Hola. Muchas gracias por compartir tu experiencia y consejos.
    Tengo un niño de 8 años que tras ver una noticia hace dos meses de una mujer que casi se ahoga, tiene mucho miedo a atragantarse. Él es consciente de que es miedo pero no puede evitarlo. Come muy poco y muy lento, todo lo mastica infinitas veces. Hasta el líquido se lo deja un rato en la boca antes de tratarlo.
    Estamos muy preocupados, esta adelgazando mucho. Le sigo viendo con energía y sigue haciendo su deporte, sin embargo, le noto más irascible, conteston y pica más a su hermano menor.
    El medico le ha recetado Dinamogen para que le abra el apetito, llevo dos días dándole pero no es problema de pérdida de apetito, así que creo que no va a ser de mucha ayuda.
    Ayer fue su primera sesión con la psicóloga y de momento no han tratado el “problema”.
    Quiero ayudarle pero no sé qué más hacer por él. Hoy me decia “mama, te imaginas que de repente se me quita el miedo a tratar?. Ojalá sea pronto “. Me lo ha dicho tras ir a un restaurante con Buffet libre en el que de todo lo que había, solo ha cogido croquetas y patatas. De las 4 croquetas, solo 3 se ha comido.
    Ayúdame a ayudarle por favor. Después de leerte, voy a llevarle a Reiki, no se si tiene que ser algún sitio especializado? Por buscar algo que se ajuste a su miedo.
    Muchas gracias por adelantado. Espero que tu Terremoto mayor ya “esté recuperada” y hayáis vuelto a la normalidad.
    Un saludo

    Me gusta

    • Diana, antes de nada gracias por compartir tu experiencia. Ante todo, amor y paciencia para tu pequeño, ellos lo pasan mal y no pueden controlarlo. Cuando lo veas bajo de energia, por ultimo un poco de chocolate que les ds un golpe de energia. Y para bajar la ansiedad, paciencia, meditacion, yoga (en el blog hay ejercicios) y el reiki a mi me ayudo mucho (a mi hija le ha pasado en dos ocasiones) pero necesito saber donde vives para ver si puedo recomendarte algun lugar si conozco. Animo!

      Me gusta

  6. Hola, me llamo Yeni. No es mi hijo quien tienen el problema, el problema lo tengo yo. Hace 2 años se me quedó una cascara de manzana pegada en la garganta, yo me desesperé y pensé que iba a morirme desde ahí desarrolle un miedo a comer, con ayuda psicológica se podría decir que lo superé. Este año, a días de dar a luz me atraganté con un fideo no fue gran cosa pero mi miedo volvió, tengo miedo hasta de pasar la saliva, existen días que no como nada. Estoy desesperada he buscado ayuda psicológica pero siento que no funciona, antes de comer ya siento un bulto en la garganta, mastico mucho los alimentos pues pienso que al pasarlo se quedarán atorados en mi garganta, mi mente recrea n situaciones en las que me atoro y muero. He desarrollado ansiedad y atáques de pánico. No sé que hacer, me da miedo morir y dejar a mi hijo

    Le gusta a 1 persona

  7. Hola , ahora mismo estoy pasando una situación similar con mi hijo de 2 años y medio leva un mes sin comer solidos, solo jugos ya el yogur también me rechaza , estoy esperada , no se que hacer, todo empezó con un picor en la boca y abía sido que sus muelas le estan reventando, después enpeo el dolor , pero ahora ya estan fuera sus muelas y sigue sin querer masticar, le ofresco du sopa triturado y tampoco quiere, es como darle algo picante la comida de sal, grita llora y pide agua en seguida que le doy una cucharada de caldo de pollo por ejemplo, no se aquie acudir, ayuda por favor, algun consejo 😢

    Le gusta a 1 persona

    • Blanca, primero descartar algo fisico. Los jugos puedes hacerlos de verdura de fruta, o quiza lèches fortificadas. En el post original “como superar el miedo a tragar” yo comentaba que el reiki nos ayudo. También nos ayuda a dia de hoy haver relajacion como base todos los dias asi el nivel de ansiedad esta mas bajo en general. Animo y cuentanos como sigue

      Me gusta

      • Hola sigue sin comer solidos no quiere masticar, solo coladas se avena y frutas o jugos, comidas de sal no quiere, su pediatra dice que no es nada del estómago ,porque si fuera asi vomitara o tuviera diarrea y gracias a Diosito No tiene nada de eso, solo que no quiere comidas de sal ni siquiera triturado, lo unico salado q come son la chips, y pan con mermelada mastica, de ahi sus frutas favoritas , moras y fresas le da miedo masticar. Estoy ala espera de la especialista de la comida para una evaluación a ver que solución me da.Dios me siento muy mal de ver que no come como antes😔 y como hacerle entender con sus 2 añitos. Nose si tiene cura si es algo sicológico.

        Le gusta a 1 persona

  8. Hola me llamo Renata tengo una nena de 7 años y estoy pasando por algo similar que nunca me había pasado. Yo tuve que separarme de ella por 3 semanas y me dijo que un día comiendo con mi hermana sintió que se atoró un pedazo de.comida y ahora tiene miedo de ahogarse y no quiere comer nada, sólo líquidos. Yo regreso del viaje en dos días.con ella, manifiesta que ya me extraña demasiado me dice que ya no aguanta estar sin mi….espero que ya estando con ella, esta ansiedad desaparezca y ella vuelva a comer. Sino no sé que voy a hacer, me preocupa. Gracias por lo que comentas de no manifestarles agobio o preocupación porque no comen, pues yo lo he hecho con ella, pues no sabía lo que comentas. Gracias

    Le gusta a 1 persona

  9. Hola. Soy Julieta mamá de Francisca, ella tiene 4 años, y hace 2 meses dejo de comer. Creemos que fue por una experiencia fea con la comida, ya que una noche ella tenía anginas y le costó tragar el alimento. A partir de allí todo ha sido una lucha. Estamos con psicólogo y en un mes tenemos consulta con un psiquiatra infantil. Muy poco ha ingerido en este tiempo. El miedo a atragantarse la supera. He leído tu posteo y voy a implementar lo que contas. Espero la ayude. Porque es desesperante lo que está viviendo. Gracias! Y dsp te contaré cómo nos fue..

    Me gusta

  10. Pingback: Cómo superar el miedo a tragar en niños mayores | Asi piensa una mamá

  11. Pingback: “Mamá, no sé tragar” | Asi piensa una mamá

¿me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .