Con o sin limites

La palabra límites no me gusta. Siempre la he sentido relacionada a castigo, a normas estrictas. Siempre me ha sonado opuesta a libertad. Por ello, cuando leía la revista Edúkame de este mes, me sorprendía la frase:

” Los límites aportan seguridad para aprender con libertad”

Lo primero que aprendo al empezar a leer es que la palabra disciplina, que me gusta tan poco como límites, viene del latín y significa enseñanza o educación. Oh! Yo pensaba que tendría que ver con castigo…¿por qué será?

Aun así, no me gusta lo que asocio a limites o a disciplina, pero me gusta el ejemplo que da la revista de qué pasa si nuestro hijo, con dos años, al jugar pega y nosotros no le decimos que eso no está bien, que no debe pegar. Si no le ponemos ese límite, cuando se relacione con otros niños bien puede pasarle que sus amigos dejen de querer jugar con él porque pega, o que sus amigos le peguen de vuelta. Ambas opciones no son un buen resultado. Y el quizás el pequeño ni entienda porqué. Me ha gustado este ejemplo porque en casa, al enana, pega continuamente cuando se enfada o se frustra.

Observándola durante meses me doy cuenta que pega porque no consigue expresar lo con palabras. Ella abre la boca como si quisiera decir algo pero como no le sale, no encuentra las palabras,…entonces levanta la mano y pega, o pelliza, o le tira a su hermana del pelo. Cada vez le he dicho que no se hace, y cada vez se echa a llorar en cuanto le digo eso. Y cada vez le cuento porqué ella tiene derecho a enfadarse, pero no puede pegar. Poco a poco (muy poco a poco) ha ido verbalizando los enfados y bajando la cantidad de veces que levanta la mano. Quizás le he estado poniendo un límite sin darme cuenta.

¿Pero cuales son los límites adecuados? ¿Como no pasarse? Desde Edukame nos sugieren preguntarnos si con ese límite ayudamos al niño o si lo estamos poniendo por comodidad nuestra o como una forma de expresar nuestra impaciencia o malhumor.

Otro ejemplo que puedo encontrar aplicado a nuestra casa es que las niñas saben bien que no está permitido cruzar la calle sin dar la mano a mi, a su padre (o a otro familiar) da igual que esté verde o no. Aquí muchas veces me he encontrado conductores que no respetan el paso peatonal, aunque vaya acompañado de luz verde para peatones, y con la altura de mis hijas y los tremendos coches que se conducen aquí…esa norma o límite no es flexible. En este ejemplo sí siento que con el límite les entrego seguridad, protección y amor. A la mayor siempre le han dado mucho miedo los ruidos, los camiones, etc, pero cruza segura cuando va de la mano, y generalmente no hay que pedírsela, ella te la toma cuando te acercas al cruce.

Un aspecto de la revista que me ha hecho pensar, es el fruto que se recoge con este establecimiento de limites. Limites que sean necesarios, no ponerle limite a todo (es que no me gusta la palabra, ya lo he dicho…) Espero que les permita, como nos cuenta Edukame, saber autolimitarse en la adolescencia, saber ellas solas qué está mal, o donde está el limite en la experimentación y el pasarlo bien típico de la edad.

Vamos con otro ejemplo. ¿Cuántos niños pelean para sentarse en la silla del coche? ¿Cuántos no quieren ir atados o preferirían ir adelante? Ese límite, en el que no cedo me da igual el rato que cueste subirlas y atarlas, se me ha hecho siempre difícil. A mi de pequeña me gustaba ir suelta, asomándome por la ventana, estirada durmiendo…peeeero eso no significa que a la hora de pensar en mis hijas no sepa exactamente cómo deben viajar para estar lo más seguras.

Aquí en Chile la norma dice que solo hasta los 4 años deben ir los niños en silla especial, por encima de esa edad pueden ir sencillamente con el cinturón. A mi la norma me parece insuficiente, pero independiente de la ley, mis hijas van a seguir circulando con sus respectivas sillas hasta que el cinturón les quede a la altura adecuada. Para mi con ellas esto siempre había sido una pelea. Las compañeras de colegio de mi hija mayor en su mayoría, como mucho, usan alzador, aunque el cinturón les quede alto. Y cuando van en el coche de otra mamá, nada. Los buses que trasladan a los niños del colegio a casa, por mucho que lleven cinturones, no les obligan a ponérselos porque los veo todos los días asomando por la ventana. Al principio se quejaba y quería ir como sus amigas. Yo siempre le he explicado porqué ella iba con silla y por qué iba a seguir así unos años más. Ahora sabe porqué debe ir así, lo entiende y ya ni pregunta. De hecho, la he escuchado explicar orgullosa ante sus amigas que ella va protegida en su silla del coche.

Rescato de este número de la revista es que los límites deben fijarse siempre desde el amor, y siendo límites que ayudan al niño a desarrollar su autonomía y a crecer seguro, no siendo estrictos y prohibiéndolo todo. Y me doy cuenta desde los ejemplos que esos límites, sin gustarme la palabra y sin pensarlo, son los que hemos aplicado por intuición en casa: niñas atadas en sus sillas cuando vamos en coche; para cruzar hay que dar la mano; todos los días no pueden comerse caramelos ni patatas fritas; hay que lavarse los dientes, no puede jugarse con cuchillos y cosas así.

Nosotros aceptamos que las niñas nos discutan estos límites, que muchas veces se enfaden porque no quieren aceptarlos. Los mantenemos porque sabemos que se algo bueno para ellas, y les explicamos porqué lo mantenemos. Poco a poco lo entienden y muchas veces les parece bien cumplir con ellos una vez saben a qué se deben. Pero con algunos límites tampoco me da miedo saltarmelos algunos días. La seguridad en el automóvil y al cruzar la calle no, pero sí hay días que se duermen sin haberse lavado los dientes, o que comen dosis triple de patatas fritas. No se puede ser perfecto tampoco ¿no?

Para cerrar, me quedo con esta frase (para la edad de las terremoto)

“Los limites en esta etapa deben estar enfocados a su orientación y protección sin coartar su potente iniciativa y curiosidad”

Si quieres leer el número completo de la revista para saber más sobre como poner límites desde el respeto, evitando abusar del no, y como manejar la frustración de los pequeños evitando también los castigos, suscribete aquí.

Más sobre límites respetuosos

suscribete

 

23 comentarios en “Con o sin limites

  1. Pingback: ¿sé poner límites? | Asi piensa una mamá

  2. Estoy muy de acuerdo contigo. Nosotros intentamos “limitar los límites”, aunque se hace difícil y a veces tengo la sensación de pasarme todo el día tratando de “contener” su explosividad, cuando yo lo que quiero es que explote libremente, jajaja. Besotes.

    Le gusta a 1 persona

    • con un poco de suerte cuando crecen los van entendiendo. La mia mayor cada vez mas entiende los motivos por los que puede o no hacer algo, asi con ella el NO desaparece de las conversación, solo le explico que mejor haga otra cosa o mejor tenga cuidado jeje. Pero si, hay limites esenciales

      Le gusta a 1 persona

  3. Cuando voy a bucear, si me encuentro en medio del azul, buceando en un arenal, aunque lleve la brujula, la sensacion de desorientacion es brutal, incluso angustiante. En cambio, cuando buceas con roca a un lado te sientes seguro, de paseo. Los límites contienen el miedo, las inseguridades, dan referencias. Hay que descriminalizar la palabra límites! Son necesarios para todos, grandes y pequeños.

    Le gusta a 1 persona

  4. Gracias por compartir , me va anillo al dedo esto días el tema de los límites, la verdad es que hay que hacerlo como dice el escrito desde el amor y el respeto no porque para mi sea más cómodo o fácil, he tratado de ser flexible con algunas cosas (ni marino piensa a veces que soy floja) pero en otros temas como lo relacionado con su seguridad soy firme

    Le gusta a 1 persona

  5. Tambien pienso que ES necesario establecer limites, especialmente a los hijos, Porque no hay que olvidar que Ellos son un lienzo en blanco, llegan a Este mundo sin saber absolutamente nada, Y precisamente a travez de limites y disciplina les mostramos el camino. Este post me ha tomado mucho, me recuerda el midi en que fui criada, y como quiero Criar a mi hijo

    Me gusta

  6. Yo tambien pienso que hay ciertos limites que son necesarios. Bien por su seguridad, por una mejor convivencia,por respeto a los demás etc.Cada uno como padre debemos valorar los limites que tenemos que marcar, no creo que sirvan los mismos para todos,pero algunos como el que comentas de no cruzar solos por ejemplo,si. Ahora se habla mucho de educar sin limites,sin normas,dejando plena libertad al niño pero yo pienso que eso no puede ser bueno y a la larga trae consecuencias.
    Yo dejo que sea un niño,que manche la ropa,que pinte, que corra,que tire los juguetes jugando..pero no le permito que pegue, que rompa las cosas porque si, que no respete a las demás personas etc. Libertad si,pero con ciertos limites obvios.
    Gracias por el enlace,me lo guardo para leer.

    Le gusta a 2 personas

  7. Me ha gustado el post porque para mi estos días es un tema muy caliente. La rebeldía de mi hija estos días me exaspera a ratos. Entiendo perfectamente que va descubriendo su personalidad y necesita expresarse. Como tú bien dices tienen que tener limites por tema de seguridad. Los demás hay que hacerlos un poco flexibles o darles la importancia que se merecen. Sino estaríamos todo el día prohibiendo y con el no en la boca.
    Gracias por compartir, un beso, Cosmina

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias a ti por comentar Cosmina! Es dificil a veces sacarse el no continuo…yo me pase a dar explicaciones largas o ejemplos para dejar el no de lado (porque con la pequeña terremoto y sus ideas claras podria estar diciendole que no cada minuto…)

      Me gusta

  8. Bueno, yo creo que los ejemplos que pones son muy claritos y reflejas en todos ellos el sentido común. Es decir, en temas como la seguridad los límites son incuestionables, pero en casos menos claros hay que sopesar bien la situación y ver si el límite aporta algo bueno o no… me hace pensar mucho tu reflexión. un besote!!!

    Le gusta a 1 persona

¿me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s