Las rabietas…a los 4 años

Hace poco contaba cómo intento comprender y/o empatizar con la pequeña terremoto cuando se enfada. Cuando con su limitado vocabulario intenta expresar que no le gusta algo, que quiere hacer otra cosa, que no es eso lo que te está pidiendo…pero no sabe..y estalla. O se bloquea en el No, o patelea y patalea hasta que libera la rabia.

Eso es lo que algunos llaman “los terribles dos años” que es una mezcla entre comunicación limitada, inicio de la independencia, bebés que se convierten en niños y quieren empezar a tomar sus decisiones. Es una etapa.

¿Pero qué pasa después? Cuando ya hablan bien, cuando ya saben expresar lo que quieren (aunque no sepan definir o explicar bien sus emociones aun) ¿Qué pasa a los 4 o 5 años?

Mi hija mayor, la terremoto de la casa, pataleó poco. Ahora cuando se enfada sopla, se le pone la cara rooooja y sopla (y yo siempre pienso que si fuera un cómic le saldría humo de la nariz) Siempre pasa igual, apreta los puños, sopla y se le pone la cara roja y me mira. Nos miramos fijamente, me fulmina con la mirada (a veces hasta golpea con el puño en el sofa) y se le pasa y me explica qué siente. Es un avance. Antes lloraba inconsolablemente, después en otro época chillaba, después pegaba a diestro y siniestro (no a la gente, al sofá, la cama…) ahora almenos pasa un momento de furia…y habla.

rabieta niños no es maña

Me acordé de esto leyendo la revista Edukame de Octubre donde hablan de rabietas, pero lo que me llamó la atención fue el póster/portada del cuento “La Rabieta de Julieta”…la cara de Julieta es igual a la que pone mi hija! Así que imprimí el cuento y se lo conté a mi hija mayor.

El cuento es un caso muy probable de enfado en niños pequeños (podéis leerlo aqui o en los recursos de su página web) describiendo el enfado de Julieta cuando toca irse del parque y ella no quiere. A Julieta de tan enfadada que está se le infla la cabeza y empieza a volar cual globo, hasta que con la ayuda de su padre, se calma y desinfla. Cuando está calmada se da cuenta que no le gusta enfadarse tanto, y les pide a sus padres que la ayuden a entender lo que le pasa.

Durante el cuento aparecen además preguntas que puedes ir haciéndole a tu hijo/a, como por ejemplo:

cuento_la_rabieta_de_julieta_cuento_la_rabieta_de_julieta_

Me gustó la instancia que generó la lectura del cuento. Sólo en el título, mi hija me preguntó que era una rabieta. Se lo expliqué y al pasar página (cuando vio la imagen de Julieta con la cara roja…como la imagen principal de este post) me dijo “ahhh…es lo que hace la chiqui!!!” (chiqui es el apodo que le pone a su hermana) Aproveché la instancia para preguntarle si ella no lo hacía nunca, y la respuesta me encantó “algunas veces me enfado, pero pocas, pero yo no chillo y pataleo como mi hermana, yo te lo digo!” Y es cierto, esa es la clave para mi de la diferencia entre los enfados de mis hijas. La enana no sabe expresar lo que siente o quiere, y estalla. La mayor, le cuesta a veces, pero tiene mucha mejor comunicación y te argumenta. Eso sí, eso de que se enfada poco…

Con el cuento aprendí que mi pequeña “grande” era más consciente de lo que yo creía de sus sentimientos y sus enfados. Estas fueron las preguntas que le hice a lo largo del cuento, y como las respondió:

– ¿En qué momentos te enfadas tu como Julieta?

– “cuando quiero seguir jugando y no me dejas o cuando estoy jugando a saltar en la cama con la chiqui y nos dices que dejemos de hacerlo”

– ¿Qué haces cuando te enfadas?

– “cruzo los brazos y hago “jum” (sonido de soplar con la cara arrugada) o apreto los puños y hago “grrrr” (sonido de gruñido)

– Julieta guarda su enfado en la cara y la cabeza ¿dónde lo guardas tú?

– En los pies y los puños (por eso cierra los puños o pega con el pie en el suelo)

A mi pequeña terremoto le gustó tanto el cuento que quiso releerlo varias veces, cuando se enfadó porque no quería ducharse, ella sola se identificó con Julieta y en vez de soplar, me dijo que quería ducharse cuando terminara lo que estaba viendo en la tele, y en cuanto llegó el padre de las criaturas le explicó que tenía “un cuento nuevo de Julieta, que se enfada como la chiqui”

suscribete blog asi piensa una mama

8 comentarios en “Las rabietas…a los 4 años

  1. jajaja Que bonito y que graciosa tu peque! Que buena idea ese cuento.. Mi hijo tiene ahora 18 meses y empieza con esas pequeña rabietas cuando no puede hacer algo.. O cuando no le dejamos hacer algo.. Me apunto el cuento de Julieta, que me ha gustado mucho! Un beso!

    Le gusta a 1 persona

¿me dejas un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s